La consulta soberanista de Barcelona logra una participación del 18%

Los independentistas recogieron votos en la ciudad durante cuatro meses

Barcelona cerró ayer el ciclo de consultas sobre la independencia de Cataluña con una participación minoritaria pero que, sin embargo, permitió a los independentistas acabar con buen pie estas votaciones populares. La votación soberanista de Barcelona, sin ninguna validez legal, obtuvo 257.645 votos, un 18,14% de participación. Un porcentaje por encima del objetivo de mínimos declarado que se habían marcado los organizadores, un 10%. También superó la referencia que tomaban los independentistas como pulso: la consulta oficial sobre la Diagonal, un fiasco político que impulsó el Ayuntamiento y que cosechó el 12,1% de participación.

La comparación sirvió a los organizadores para exhibir triunfantes los resultados. "Nunca, ni en el más remoto de nuestros sueños, podríamos haber imaginado un resultado así. Está claro que hemos hecho historia", celebró un eufórico Alfred Bosch, portavoz de Barcelona Decideix, entidad promotora de esta votación. Había miedo al fracaso porque, desde el 13 de septiembre de 2009, fecha de la primera consulta en Arenys de Munt, las votaciones habían perdido fuelle, especialmente en las grandes ciudades del área metropolitana de Barcelona. La capital, con su resultado de ayer, se situó en la media de participación de Cataluña.

Barcelona Decideix (Barcelona Decide) organizó con esmero su logística para no caer en los errores de otras votaciones idénticas: la baja participación, que restaba importancia al resultado final. Durante cuatro meses, los más de 7.000 voluntarios que han ayudado a esta consulta han peinado los barrios buscando apoyos. Prueba de la efectividad del voto anticipado es que, del total de participación, un 37,4% son votos que han ido depositando los barceloneses en las distintas urnas que han estado abiertas durante los últimos cuatro meses y que ayer se cerraron definitivamente, según datos de los organizadores. Con la voluntad de dar verosimilitud a la consulta, la organización ha contado con observadores internacionales, especialmente flamencos belgas. Ayer se celebraron votaciones similares en 22 ciudades más. En localidades como Gavà o Blanes, votó el 10%.

El Gobierno de CiU evidenció ayer de nuevo su implicación en la consulta. La vicepresidenta Joana Ortega, de Unió, decidió finalmente participar en la votación que el líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, rechaza. Ortega añadió su voto al de Artur Mas. Ambos lo hicieron lejos de los focos. La vicepresidenta no fue la única ayer que desafió la línea oficial de su formación. El exconsejero Antoni Castells, del sector catalanista del PSC, decidió participar en la consulta independentista pese al rechazo frontal de la cúpula socialista.

Con el turno de Barcelona, Cataluña pone fin a la oleada de consultas soberanistas, que se han celebrado en más de 500 poblaciones. Con una participación media del 18%, el sí a la independencia ha barrido con el 90% de los votos.

Xavier Trias (delante) y Oriol Pujol, tras depositar su voto.
Xavier Trias (delante) y Oriol Pujol, tras depositar su voto.G. BATTISTA

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 11 de abril de 2011.

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50