Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La red y la piedra filosofal

El reto de las nuevas 'puntocom' es convertir millones de usuarios en millones de dólares

Internet se está convirtiendo en una experiencia social. Y la conexión en cualquier momento y desde cualquier lugar entre cientos de millones de personas es una enorme fuente potencial de ingresos.

Facebook es la pionera de este negocio, que está teniendo un crecimiento exponencial y del que están sacando tajada otras jóvenes empresas puntocom como

Twitter, Groupon o LinkedIn.

Los inversores de Wall Street siempre miran a futuro, tratando de anticiparse a lo que está por venir. Por eso no las pierden de vista. Lo que parece claro es que la paciencia está jugando a favor de estas compañías, que ante tanto frenesí se permiten incluso el lujo de rechazar atractivas ofertas de compra que ahora, con la perspectiva del tiempo, ya no parecen tan generosas.

Twitter suma ya 190 millones de usuarios en todo el mundo

¿Puede Facebook valer 65.000 millones de dólares?

Groupon rechazó una oferta de Google por 6.000 millones de dólares

La red profesional LinkedIn ha pedido permiso para cotizar en Bolsa

Inversores como Warren Buffett creen que hay que ir con cuidado

Jeffrey Katzenberg, cofundador de DreamWorks, es accionista de Zynga

MÁS INFORMACIÓN

TWITTER

Acaba de cumplir su quinto año de vida. Cinco años en los que la joven red de microblogs sumó 190 millones de usuarios a su servicio, valorado por los inversores en más de 4.500 millones de dólares. El gran reto de la firma de Silicon Valley, como sucede con otras redes sociales, es convertir una buena idea en un negocio rentable.

El mundo puntocom se encuentra desde hace cinco meses sumido en una compleja transición, presionado por los inversores para que dé con nuevo modelo que le permita sobrevivir en un ecosistema cada vez más poblado. Al frente de la compañía está Dick Costolo, que tomó las riendas de Evan Williams, el cofundador que puso el dinero. Y acaba de fichar a Satya Patel, ex ejecutivo de Google.

Costolo sabe que para mantener a sus 450 empleados no basta con tener millones de adeptos y de mensajes de 140 caracteres. Hay mucha burocracia y además se deben colmar las expectativas de los inversores. Entre tanto alboroto acaba de resurgir la figura de Jack Dorsey, el que fuera primer consejero delegado. Es el fundador de la plataforma móvil de pagos Square.

El regreso de Dorsey llegó una semana antes de que se produjera el cambio en la cúpula de Google, la tecnológica que mejor está sabiendo rentabilizar el negocio de la publicidad electrónica. El lunes, Larry Page volvió a hacerse cargo de las operaciones diarias del gigante de Internet, que no termina de encontrar su lugar en el espacio de las redes sociales, con fiascos como Buzz y Wave.

Y ahí es donde precisamente parece que se juega la partida de los ingresos. La firma eMarketer calcula que Twitter triplicará su facturación publicitaria hasta los 150 millones este año. Gracias a su atractivo para marcas como Coca-Cola, Starbucks o

HP, podrá elevarlos a 250 millones en 2012. Pero para consolidarse deberá convencer a los anunciantes de que puede competir.

FACEBOOK

Es el rival a batir, con solo siete años de vida. Los 150 millones de ingresos de Twitter los generó ya en 2007 la red social que fundó Mark Zuckerberg. Los ingresos publicitarios del portal, que cuenta con casi 600 millones de usuarios en todo el mundo, se acercan a los 2.000 millones anuales, cifra que pretende triplicar de aquí hasta final de 2012. Con eso se come ya el 5% de la tarta de la publicidad electrónica.

La pregunta es simple. ¿Justifica este volumen de negocio que Facebook valga más de 65.000 millones de dólares? La tendencia podría hacer pensar que sí, y eso es lo que atrae la atención de inversores como Goldman Sachs o la firma rusa Digital Sky Technologies. Lo mismo pasa con Twitter, de la que JP Morgan quiere hacerse con una participación importante.

Los analistas de Wedbush Securities calculan que el mercado de la publicidad electrónica crecerá desde los 61.000 millones de dólares en 2010 hasta los 101.000 millones en 2015. Para entonces, la firma anticipa que Facebook controlará el 15,4% de los ingresos, o unos 22.000 millones. Pero inversores reputados como Warren Buffett creen que hay que ir con mucho cuidado.

La firma Social Media World Forum calcula que 200 millones de usuarios de Facebook se conectan a la red social a través del teléfono móvil, otro detalle que gusta a los inversores. Facebook asegura que se puede financiar ya por sí sola gracias a los ingresos por publicidad, acuerdos con empresas como Microsoft y las operaciones con su moneda Facebook credits para el pago, por ejemplo, de suscripciones.

Zuckerberg, considerado personaje del año por la revista Time, dice que este es solo el comienzo. "Solo llevamos el 1% recorrido", dice el fundador de la plataforma social más poderosa de Internet, que marca el patrón a seguir. Conforme crecen las nuevas redes, emergen nuevos productos para hacer negocio y potenciar los ingresos en la boyante esfera social.

GROUPON

Con dos años de vida, se ha convertido en la tercera gran protagonista de la nueva oleada puntocom, tras rechazar en diciembre una oferta de Google por valor de 6.000 millones. Atendiendo a la evolución de sus acciones en el mercado secundario, el portal de cupones de descuento valdría cerca de 25.000 millones. Sus ingresos rondan los 760 millones.

Su fórmula de hacer negocio es simple, eficaz y explota la experiencia social a través de Twitter y Facebook. En lugar de poner en contacto a amigos o familiares, establece una especie de diálogo entre el que compra y el que vende, con ofertas diarias. Se calcula que la firma pionera en el ya bautizado como social e-commerce tiene 70 millones de adeptos.

Pero en la Red proliferan imitadores que amenazan el nicho en el que es pionera. Es lo que le pasa a Twitter. Según la firma Sysomos, el 42% de los tweets que circulan por Internet son enviados desde aplicaciones desarrolladas por terceras partes, como Ubersocial. Por su parte, la plataforma LivingSocial, valorada ya en 3.000 millones, espera superar a Groupon este año.

MySpace lo sabe bien. Tras la irrupción de Facebook, no es capaz de recuperar la relevancia en un espacio en que marcó tendencia, y está viendo cómo sus ingresos publicitarios caen. El año pasado, la filial de News Corporation facturó 288 millones. El tráfico registrado por el portal -que está en venta- cayó un 30% en el último trimestre, hasta los 62,6 millones de visitas.

El reto tanto de Groupon como de LivingSocial, en la que invierte Amazon, es seguir creciendo, sobre todo ahora que las tiendas, restaurantes y otros negocios asociados a su servicio de descuento en grupo empiezan a echarse atrás y buscan alternativas antes de acabar perdiendo dinero. Groupon se queda con la mitad del dinero que se paga por el bono de descuento.

LINKEDIN

La revista Fast Company la considera una de las firmas más innovadoras. Es el espacio que utilizan 100 millones de profesionales para estar en contacto, y cuenta con un millón de miembros en España. A su servicio se suma una persona cada segundo. Sus ingresos ascendieron a 243 millones en 2010, el doble de lo que facturó en el ejercicio precedente.

Una cuarta parte del dinero que genera lo hace a través de suscripciones. El pasado año tuvo su primer beneficio, de 15,4 millones. Con estos números bajo el brazo, acaba de entregar la solicitud al regulador bursátil para empezar a cotizar en Wall Street, transacción con la que espera recaudar dinero para invertir en la compañía, que emplea a 1.300 personas.

ZYNGA

Es la quinta compañía que se plantea cotizar en Bolsa. Está especializada en el desarrollo de juegos virtuales para Facebook, como FarmVille y MafiaWars. Está valorada en 7.000 millones, aunque en el mercado secundario va por los 9.000 millones. Sus acciones se multiplicaron por cuatro en tres meses. Y como los anteriores, se ofrece como un servicio que conecta a la gente.

La firma cuenta con más de 50 millones de usuarios diarios y genera 850 millones en ingresos. En su consejo de administración acaba de entrar Jeffrey Katzenberg, uno de los miembros del trío que fundó DreamWorks en 1994 junto a Steven Spielberg y David Geffen. Es la llave que Mark Pincus, su consejero delegado, necesita para dar el salto a Hollywood. -En el mundo de la tecnología, ninguna compañía tiene el futuro asegurado. Siempre hay alguien que emerge con una idea mejor para cambiar el mundo. Si no, que le pregunten a Altavista, una empresa puntocom dominante hasta que emergió Yahoo!.

Google es ahora la más grande e influyente en la red. Pero Larry Page, que vuelve a tomar el mando, sabe que no puede dormirse en los laureles. Facebook está al acecho. Y podría tener la tentación de clonar su modelo solo que en vez de sobre patrones de búsqueda sobre perfiles de personas reales, con amigos reales.

Tim Wu, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia, acaba de publicar un libro sobre la emergencia y caída de los imperios en la era de la información. Ve monopolios por todos lados. Google aparece en su lista de villanos, junto a Facebook, Amazon, Skype, Twitter, Apple y eBay. Son los que controlan hoy el universo tecnológico en EE UU.

Pero lo que llama la atención no son los que están, si no las ausencias. El autor, asesor de la Administración de Obama en materia de competencia, no cita ni a Microsoft, ni a MySpace, ni a AOL, ni a Yahoo! Hace tan solo una década, esa lista de los imperios hubiera sido completamente distinta, e incluiría a estos cuatro. Es el reflejo de la nueva dinámica dominante en Silicon Valley.

Google es el puente entre la primera y la segunda burbuja tecnológica. Apple y Amazon son el ejemplo de adaptación a la carrera que se disputa en la arena digital, cada vez más intensa. Microsoft va rezagada, aunque es más rentable que Apple. A Yahoo! también le cuesta llevar el ritmo que marcan los nuevos.

Microsoft sigue confiando en su regreso a primera fila, desarrollando nuevos dispositivos móviles y aplicaciones, mientras Facebook reta a los más grandes y veteranos del sector. Es lo que intenta también HP tras adquirir la moribunda Palm. Todas pioneras, pero sobradas de confianza y con estructuras rígidas que le impidieron responder rápido a las nuevas tendencias.

Es fácil cometer un error de cálculo en un sector donde el ritmo y la naturaleza del cambio son impredecibles. Error que también trata de corregir AOL sin las ataduras a Time Warner y con la compra de firmas protagonistas en la nueva era digital. Andrew Mason, el patrón de Groupon, lo sabe como Larry Page, y así de claro se lo dijo a sus empleados por e-mail: no hay lugar para la complacencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2011