Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De "la lista" de Caparrós al "partidazo" de Karanka

Joaquín Caparrós encontró demasiadas trabas en el partido ante el Madrid. En la derrota, que fue "demasiado palo", en su opinión influyó la actitud arbitral, sobre la que el entrenador aseguró poder sacar una lista de agravios. "Con el primer penalti estoy de acuerdo, pero el segundo ha sido demasiado riguroso", se quejó. Sobre todo, porque, según el utrerano, a Muniain le habían hecho poco antes una jugada "calcada" que pasó inadvertida. La falta a Javi Martínez de la primera parte "marcó el nivel de criterio" e hizo a Caparrós recordar que el fútbol es un deporte "viril y de contacto". Así las cosas, sumar el partido de la semana pasada al de ayer, tan distintos en el aspecto colegial, ha logrado que Caparrós tenga "un cacao mental con los criterios arbitrales" considerable. "La justicia siempre beneficia al poderoso", se dolió el entrenador rojiblanco, que rogó que los colegiados "sintonicen su dial". "Hemos pasado de la noche a la mañana en apenas cinco días", abundó Muniain.

No lo vio así el segundo entrenador del Real Madrid, Aitor Karanka, quien antes de nada tuvo que asegurar que el hecho de que Mourinho no compareciera ayer ante los medios tal y como estaba anunciado no era "una falta de respeto hacia el Athletic.Tiene una forma distinta de trabajar. Hay veces que tampoco viene al entrenamiento en víspera de partido porque va a ver al rival", esgrimió Karanka como prueba irrefutable. "El árbitro no ha permitido contacto. Hay distintos criterios a la hora de arbitrar. Ya se veía que no iba a pasar ni una", justificó el técnico. Lo principal para Karanka es que ayer quedó patente que en las filas del Madrid "hay plantilla". "Se ha visto que todos los jugadores están capacitados y que todos son importantes", apuntó el segundo entrenador, quien destacó el "partidazo" que realizaron Pepe y Kaka en un encuentro "más importante de lo que podía parecer después del tropiezo" frente al Sporting.

"Por suerte hemos sacado un partido complicadísimo y ahora vamos a pensar en Londres. El Tottenham ha metido hoy tres goles en media hora y va a ser complicado", señaló el técnico en relación a su próximo partido de Liga de Campeones.

Mientras, Granero se lamentaba de la amarilla que le impide jugar el clásico ante el Barça. Kaká recibió los dos goles como un acto de confianza y restó importancia a la animadversión que despertó en San Mamés. "A la afición hay que conquistarla", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2011