Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La UE y la OCDE salvan a España del rescate porque ha hecho las reformas

Los ministros del euro analizan la petición de Portugal, que oscilará entre 75.000 y 90.000 millones, y las medidas de ajuste que deberá adoptar

Destacados dirigentes de la Unión Europea y de la Organización y el Desarrollo Económico (OCDE) coincidieron ayer en subrayar en que no existe ninguna analogía y no se puede comparar la situación de Portugal, que se ha visto forzado a pedir la ayuda financiera a la UE con la de España. El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, manifestó que "España no tiene problemas financieros" y destacó que "su situación es completamente distinta a la de Portugal, Irlanda o Grecia".

En la misma línea se expresó Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, quien consideró que sería "completamente un error" comparar la situación de España con la de Portugal". El análisis de rescate de Portugal, cuya cuantía oscila entre los 75.000 y los 90.000 millones de euros, será el tema dominante de la reunión de los ministros de Economía de la zona euro que se reúnen hoy en Budapest.

La prima de riesgo sigue estable y el Tesoro coloca bien bonos a tres años

Alemania saluda la "difícil decisión" anunciada por Sócrates

Gurría manifestó ayer en Budapest que "España había abordado los cuatro problemas que había identificado en su economía, a saber; su déficit, la cuestión del mercado de trabajo, las pensiones y el sistema financiero". El responsable de la OCDE se mostró convencido de que "España no conocerá los problemas que ha tenido Portugal" y aseguró que "era completamente erróneo e injusto" realizar esta comparación entre ambos países.

Desde Berlín, donde participaba en el Foro Hispano Alemán, Almunia subrayó las importantes relaciones económicas y financieras entre España y Portugal. "España", dijo, "exporta a Portugal el doble que a América Latina, por lo que es lógico que las empresas y los bancos españoles no sean inmunes" a la crisis portuguesa. Para el comisario de Competencia, conocedor de la situación bancaria europea por ser quien autoriza las ayudas públicas, España tiene una situación económica más saneada gracias a las "valientes" decisiones adoptadas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en los últimos meses.

Desde la Comisión Europea, su portavoz Amadeu Alfataj, señaló que "la economía española tiene retos importantes, pero a día de hoy, como ya ha dicho públicamente el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, cumple sus compromisos y por tanto, no hacemos analogías ni especulaciones con escenarios de este tipo". El portavoz precisó que "nuestro análisis económico del proceso de consolidación presupuestario (de España) es positivo".

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, aseguró que "España no corre en este momento ningún riesgo por el hecho que Portugal haya pedido una ayuda" internacional. "Somos" dijo en referencia a España, "una economía mucho más grande, mucho más diversificada y hacemos reformas importantes a un ritmo más rápido que Portugal" por lo que se mostró convencida de que los mercados habían entendido el mensaje.

Ayer precisamente el Tesoro Público español adjudicó con éxito una emisión de 4.129 millones de euros de bonos a tres años, a un interés del 3,601% ligeramente inferior al 3,609% de la subasta anterior. El importe solicitado fue de unos 7.400 millones lo que significó que se duplicaron las previsiones. A pesar de la tormenta que significó el anuncio de Portugal de pedir el rescate, la prima de riesgo de España, medida como el diferencial con respecto al bono a alemán a diez años, se mantuvo en 180 puntos. No obstante, la cotización de los CDS, que miden el coste de asegurar el posible impago de la deuda, registró una ligera mejora. El coste de asegurar deuda por valor de 10 millones de euros se situó en 212.000 euros, frente a los 213.500 del momento de apertura.

También el presidente de la patronal CEOE, Joan Rossell, expresó su confianza en la economía española asegurando que la situación de España "no tiene nada que ver con la de Portugal y que es incomparablemente mejor".

Los ministros de Economía de la zona euro se reunirán hoy por la mañana en Budapest, para analizar la petición de ayuda de Portugal y "negociar desde cero" un programa de ajuste fiscal y reformas, según Alfataj. Hay que tener en cuenta que el cuarto programa de ajuste planteado por el Gobierno dimisionario del presidente José Sócrates, que había pactado con la Comisión Europea y el Banco Central Europeo fue rechazado por la oposición conservadora.

Ahora, sin embargo, con el Gobierno socialista caído, la oposición está dispuesta a dar su apoyo al ajuste que le exija la Comisión y el BCE, que no puede ser muy distinto, si es que no es más duro, del presentado por Sócrates hace menos de un mes. En este sentido, el portavoz de la Comisión señaló que Bruselas conoce "la voluntad" del primer ministro para hacer frente a la grave situación y destacó que "cuenta con el apoyo del principal partido de la oposición".

La decisión de Portugal ha supuesto un alivio para países como Alemania, que se negaron a flexibilizar el fondo de rescate europeo para posibilitar una ayuda temporal Portugal, que le hubiera evitado recurrir al rescate formal y un plan de ajuste más severo. El ministro de Asuntos Exteriores, de Alemania, Guido Westerwelle, saludó "la difícil decisión adoptada por Portugal", porque suponía "una reducción de riesgos a otros países".

Más cauto fue el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien valoró la decisión de Lisboa como "razonable y necesaria".

Su homóloga francesa, Christine Lagarde, destacó por su parte, los compromisos que le esperan a hora a Portugal como contrapartida a la ayuda europea. "Portugal", dijo, "tendrá que hacer esfuerzos en materia de finanzas públicas a cambio del plan de rescate que ha pedido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2011