Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Matteo Vittucci, estrella de la danza española en EE UU

Dejó el baile clásico debido a su interés por lo exótico

El bailarín y coreógrafo norteamericano Matteo Marcellus Vittucci murió el pasado 24 de marzo, a los 92 años, en la residencia Lilliam Booth para artistas jubilados de la ciudad de Englewoog (Nueva Jersey, EE UU) debido a complicaciones de un derrame cerebral. Conocido artísticamente como Matteo a secas, había formado una pareja legendaria de bailes españoles desde 1954 con Carola Goya, con quien se casó en 1974, tras 20 años juntos. Goya, que era también estadounidense e hija del productor Samuel Weller, murió en 1994. En su biografía queda registrado el haber formado parte de la Compañía de José Greco entre 1947 y 1951. También fue la primera bailarina de danza española que dio un concierto en solitario en el Metropolitan Opera House, bajo la dirección de Mijail Fokin en 1927.

Con su compañera Carola Goya formó una pareja artística legendaria

Matteo Vittucci había nacido el 5 de febrero (o el 2 de mayo, según otras fuentes) de 1919 en Utica (Nueva York) y cursó sus estudios de música, historia y artes en la Universidad de Cornell, de donde pasó a la Escuela de Ballet del Metropolitan Opera House. También residió y obtuvo un doctorado por el Departamento de Danza de la Universidad de Springfield. Su debut fue como bailarín de ballet en 1940. Estuvo en plantilla de la compañía de la Metropolitan Opera entre 1946 y 1950 y se mantuvo como artista clásico hasta 1953, año en el que empezó a profundizar en su interés por las danzas orientales. Su contacto con los bailes exóticos -una de cuyas modalidades, en la mentalidad estadounidense de la época, era la danza española- le llega a través del Centro Etnológico de Danza de Rusell Meriwether, conocida en el mundo artístico como La Meri, nombre que adoptó para parecer gitana.

El trabajo conjunto de Matteo y Carola no se circunscribió solo a los bailes españoles. En 1967 fundaron en Nueva York la Fundación para la Danza Étnica, con la idea de difundir y atesorar ordenadamente sus conocimientos de bailes tanto de Japón como de India. Durante más de 30 años, el conjunto liderado por la pareja se insertó en el circuito de los teatros universitarios norteamericanos, celebrando incansables giras, que siempre tenían un carácter didáctico. Matteo y Carola solían decir bromeando que probablemente muchos estudiantes estadounidenses no sabrían ubicar en el mapa la ciudad de Sevilla, pero seguramente les habían visto a ellos bailar sevillanas. En Nueva York siempre se rodearon de amigos españoles desde que llegaron los primeros exiliados tras la Guerra Civil. Carola, que había estudiado en Madrid, no regresó al país hasta la llegada de la democracia.

Durante años, la pareja de artistas convirtió en tradición su participación en el prestigioso festival de Jacob's Pillow de Becket (Massachusetts), donde bailaban y daban cursos de verano.

Cuando Matteo ocupó la docencia de danza en la Escuela Superior de Artes Escénicas de Manhattan, a principios de los años cincuenta, introdujo grandes cambios en el programa de estudios, entre ellos la danza étnica. Muchos de los graduados de esta época pasaron a formar parte de la Indo-American Dance Company, que fundó junto a Carola Goya, y que luego se refundió en otras formaciones, que también lideraron.

Matteo escribió varios libros que han sido muy elogiados por estudiosos y aficionados del ámbito anglosajón, sobre todo El lenguaje de la danza española. Diccionario y Manual de referencias y el Woods that dance (editado este último por Dance Perspectives 33, 1968), un libro sobre las castañuelas que contenía además un sistema de notación y teorías, muy documentadas, acerca del origen oriental de este instrumento. A partir de 1955, Matteo y Carola pusieron castañuelas a partituras de Chopin, Gossec, Rossini y Stravinski para conciertos sinfónicos acompañados de grandes orquestas.

Matteo participó desde muy pronto en programas divulgativos de televisión y tuvo una importante contribución a diversas obras enciclopédicas sobre espectáculos y danza. Su última visita a España junto a Carola Goya se produjo en 1992, con ocasión del Congreso Internacional sobre La Escuela Bolera Española, celebrado en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011