Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Memoria de la brutalidad

Zambrano rueda en Huelva 'La voz dormida', sobre una novela de Dulce Chacón

En la antigua cárcel de Huelva dos mujeres se abrazan con lágrimas en los ojos. La prisión permanece cerrada desde 1995, pero su interior recrea estos días el ambiente de una cárcel franquista de mujeres con motivo del rodaje de la última película de Benito Zambrano (Lebrija, 1965) titulada La voz dormida, una adaptación cinematográfica de la novela homónima de la desaparecida escritora extremeña Dulce Chacón.

Las dos mujeres son las actrices Inma Cuesta, quien encarna a Hortensia, condenada a muerte, y María León, quien da vida a Pepita, hermana de Hortensia, una joven cordobesa de origen rural que trata de salvar el hijo que espera su hermana. La cinta relata el drama que vivieron las mujeres represaliadas en los primeros años de la posguerra. Las torturas, el hacinamiento y las brutales humillaciones a las que fueron sometidas en las cárceles.

Inma Cuesta y María León dan vida a dos presas tras la Guerra Civil

Zambrano: "Aún tenemos mucho que conocer de aquel periodo cruel"

El abrazo de las protagonistas se produce tras finalizar el rodaje de una de las escenas. Benito Zambrano explica la reacción de las actrices: "Estamos contando unos momentos muy crueles de la historia de este país y tratar de transmitir eso desde el corazón afecta de lleno. Esto hace que los actores vivan la filmación con una sensibilidad y un compromiso que trascienda a la ficción". Más allá de esas historias terribles, el director de Solas y Habana blues quiere mostrar ahora la "dignidad de esas mujeres que hicieron de su lucha y de su sufrimiento una metáfora del amor y la lealtad a las ideas defendidas".

Benito Zambrano quedó "fascinado" al leer la novela de Dulce Chacón. Desde entonces tuvo el impulso de reflejar en el cine la trama. "La historia me llegó muy adentro. A medida que avanzaba en su lectura me emocionaba y me conmovía". "El libro me enseñó que lo ocurrido con las mujeres en esas cárceles era algo aún desconocido. Después de leerlo, de investigar y de hablar con mujeres que sufrieron de verdad aquellos terribles episodios descubres que aún tenemos mucho que conocer de aquel periodo cruel e injusto", dice Zambrano.

En la película, una producción de Maestranza Films con la colaboración de TVE y Canal Sur, desempeñan un papel importante los actores Daniel Holguín, quien encarna a Felipe, un comunista desligado del partido cuyo deseo es salvar la vida de su mujer Hortensia y su hijo. "Se trata de una historia real y para transmitir las emociones hay que trabajar desde la sinceridad", explicó el lunes en un descanso del rodaje. Marc Clotet interpreta a Paulino, un valenciano de familia burguesa enamorado de Pepita. "Solo con leer el guión puedes imaginar la tragedia que sufrieron esas personas. Tenemos la obligación de ser honestos con lo que transmitimos porque hubo gente que estuvo en la piel de esos personajes. Si las paredes de cárceles como esta hablasen contarían el horror de aquello", dijo. La cinta, que también se ha rodado en Madrid, se estrenará el otoño próximo.

Zambrano reconoce que La voz dormida es la película "de mayor envergadura" de su carrera, "por la profundidad del tema que aborda y por el terreno de dolor en el que se desarrolla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011