Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra no se da por aludido ante la suspensión de las visitas al aeropuerto

La Junta Electoral suspendió ayer, a las pocas horas de que se iniciaran, las visitas al aeropuerto de Castellón convocadas por el presidente de la Diputación castellonense, Carlos Fabra, quien trató de justificar la inauguración de las instalaciones, sin vuelos programados, alegando que serviría para poder "visitarlas y pasear por ellas, cosa que no podrían hacer si fueran a despegar aviones".

La Junta Electoral admitió la queja presentada por el PSPV al entender que las visitas vulneran el artículo 50 de la Ley Electoral. Sin embargo, y aún antes de conocer la resolución del tribunal, Fabra decidió no darse por aludido y sostuvo que las visitas "probablemente" no estaban organizadas por la sociedad pública Aerocas, sino por "Concesiones Aeroportuarias, que es una empresa privada, con lo que la Junta Electoral no va a poder meterse". El hecho es que hasta ayer estaban organizadas por Aerocas, tal como figuraba en su página web.

Aún así, fuentes de Concesiones Aeroportuarias no quisieron aclarar si asumirán la decisión de la Junta Electoral.

Mientras, Francesc Colomer, secretario del PSPV en Castellón, se congratuló de la decisión de la junta. "La justicia nos ha dado la razón, no a nosotros, sino a la inmensa mayoría de ciudadanos de Castellón que esperan de sus políticos un comportamiento honesto y honrado y que no hagan trampas".Durante las dos primeras horas de apertura del aeropuerto de Castellón para ser visitado apenas una docena de personas se acercó a las instalaciones. Fue antes de la suspensión de esta actividad, decretada por la Junta Electoral. Los visitantes coincidieron en elogiar las instalaciones, aunque no obviaron la paradoja de que no haya aviones, ni vuelos programados, ni siquiera la autorización para la navegación aérea. "Poco a poco", señaló Martín Monleón, el tercero en entrar en la terminal y uno de los más indulgentes con la idea de haberlo inaugurado meses antes de su puesta en marcha.

"Ya que no podemos volar, por lo menos lo vemos", dijo Fermín García, informado del compromiso de la sociedad pública Aerocas de cubrir las pérdidas que genere a la empresa explotadora durante los primeros ocho años. "Estando Manises tan cerca, no sé si funcionará pero creo que es positivo", añadió.

"Está muy bonito", apreció María mientras esquivaba, abrumada, el cúmulo de periodistas que, sumados a la plantilla de seguridad, superó con creces al número de visitantes. "Ojalá venga gente", deseó, al igual que su marido, Ramón Orozco, quien auguró que "hasta que funcione falta muchísimo pero será positivo para el turismo".

Prueba de lo que falta es que los baños de la instalación tenían evidentes muestras de no haber sido limpiados tras el paso de los 1.500 asistentes a la inauguración.

15.000 apuntados

Sin embargo, lo que sí va en aumento son las adhesiones a la convocatoria hecha en Facebook para celebrar una fiesta rave inaugural el día 24, a la que ya se han apuntado más de 15.000 personas y a la que hizo referencia el director de Aerocas, Juan García Salas, quien supuso que la suspensión de las visitas significa que "tampoco pueden venir los del botellón". El administrador del evento, Pa Tufet, explicó ayer a este diario que la iniciativa surgió para mostrar su desacuerdo con lo que hacen Carlos Fabra y Francisco Camps "y hacerlo de una forma festiva, respetuosa y espontánea". "¿Quieren que paseemos por el aeropuerto? Pues hagámoslo a nuestra manera, con una gran quedada festiva, familiar, deportiva, pascuera", señaló.

A su juicio, el éxito final de la convocatoria "está en manos del grado de concienciación de la gente sobre lo mal que lo están haciendo en la Comunidad Valenciana y el porqué se lo siguen permitiendo, volviéndolos a votar una y otra vez", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011