Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de La Vila ficha al tránsfuga que le aupó al gobierno local

Una vez más se ha cumplido el acuerdo no escrito que eleva al concejal tránsfuga que firma una moción de censura y le da el Gobierno municipal a otra formación a la que apoyó inicialmente a la categoría de "imprescindible" en la lista electoral del partido favorecido. El alcalde de La Vila Joiosa, Jaime Lloret, del PP, declarado tránsfuga por la comisión de expertos del Pacto Antitransfuguismo, intenta allanar el camino para incluir en su candidatura al edil que le aupó a la alcaldía, el independiente Francisco Pérez Melero.

Lloret declaró ayer: "Pérez Melero es, a día de hoy, imprescindible en nuestro esquema de trabajo, y, si él está de acuerdo, mi pretensión es mantenerlo en nuestro equipo, por lo que para ello le he ofrecido un puesto de salida en nuestra lista electoral". Melero también fue declarado "tránsfuga objetivo" por la comisión. El regidor confirmó que Melero es militante del PP "desde hace meses" y que el ofrecimiento para que forme parte de su lista "responde exclusivamente a su gran labor al frente de la concejalía de Hacienda". Fuentes populares apuntaron a que el tránsfuga puede incluso ir de número dos.

"Insuperable"

Jaime Lloret definió el comportamiento de Melero como "ejemplar" y calificó la gestión de quien le dio la alcaldía como "insuperable" después de criticar que se encontró una situación "caótica tras el paso del cuatripartito por el Gobierno", del que el regidor ahora no adscrito formó parte como concejal de Cultura. Tras firmar la moción de censura, su esposa, Alicia Valero, y un amigo personal, Bartolomé León, pasaron a formar parte de la nómina de asesores del alcalde.

Sin embargo, los socialistas denunciaron tras la aprobación definitiva del presupuesto municipal de 2011 la semana pasada que La Vila no ha cumplido en 2010 el Plan de Saneamiento que aprobó en julio de 2009. El portavoz del PSPV, Gaspar Lloret, recalcó que el PP ha provocado en dos años "un ahorro negativo de 6,73 millones de euros" y que los gastos corrientes superan a los ingresos anuales. Y puso como ejemplo que se ha presupuestado como ingresada una sanción de 2,2 millones a una inmobiliaria que la empresa ha recurrido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011