Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demasiado teatro para Sheen

Pitidos y abucheos acogen en Detroit el estreno del actor en un escenario y le obligan a suspender su espectáculo

"¡Devuélvenos el dinero!". Insultos y abucheos del público acompañaron el sábado por la noche el debut teatral del actor Charlie Sheen con su espectáculo Violent torpedo of truth / Defeat is not an option. El vigor de las protestas obligó al actor a suspender el show. Por entonces, ya varios espectadores habían abandonado el teatro Fox de Detroit.

En los días previos, el estreno de Sheen en el escenario había desatado la expectación y el entusiasmo del público, tanto que el aforo de 5.100 asientos del teatro Fox se había vendido en pocos días. Pero los monólogos del actor defraudaron a sus espectadores y también a los críticos. "Charlie Sheen live: ¿qué era eso?", comentó Entertainment weekly.

Sheen empezó con 45 minutos de retraso un espectáculo que arrancó bien, pero que pronto se convirtió para él en una pesadilla. "¡Fuma más crack, Charlie!", le soltó un espectador en medio de un monólogo desde un atril presidencial. Luego, tras unas secuencias de Platoon y Wall street, los abucheos del público le obligaron a suspender la proyección de un corto de 1986, RPG (Rocket propelled grenade), que Sheen escribió y dirigió, y en el que actuaba un joven Johnny Depp. Sheen se dirigió entonces directamente a las butacas. "¿De qué queréis que hable?", preguntó. Sobrecogido por las protestas, Sheen prometió contar algunas historias sobre su pasado con el crack, justo después de un vídeo del rapero Snoop Dogg. Fue, sin embargo, el final prematuro del espectáculo, que no llegó a reanudarse. Los pitidos y los abucheos llenaron la sala.

"Esto es un experimento. Aún estamos trabajando [en algunos detalles]", declaró Charlie Sheen a la agencia Reuters. Aun así, el actor tiene previsto recorrer 20 ciudades de EE UU con su espectáculo.

No son buenos momentos para Sheen, como él mismo admitió en marzo en una entrevista con la revista Life & Stile en la que afirmaba: "Estoy perdiendo la cabeza. Estoy listo para llamar a alguien para que me ayude". En pocos meses, Sheen ha pasado de ser el intérprete más pagado de la televisión estadounidense a ser hospitalizado tras otra noche de juerga, sufrir la cancelación de su serie Dos hombres y medio y divorciarse de Broke Mueller. La del sábado fue la enésima gota de un vaso ya más que colmado. Según The Guardian, el actor perdió "la credibilidad que le quedaba".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de abril de 2011