Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mercados

Italia prepara una ley para blindar a cuatro sectores estratégicos de inversores extranjeros

El Gobierno quiere evitar que la francesa Lactalis se haga con el grupo Parmalat

El Gobierno italiano aprobó ayer un decreto que permitirá a las empresas cotizadas en Bolsa retrasar hasta junio las juntas convocadas para renovar sus Consejos de Administración. La medida es una forma de ganar tiempo para evitar que la empresa francesa Lactalis, que acaba de hacerse con el 29% de Parmalat, cambie el Consejo a su favor en la junta prevista para abril. La intención del Ejecutivo italiano es aprobar en las próximas semanas en el Parlamento una ley inspirada en una norma francesa de 2005, y en otra canadiense, que daría al Ejecutivo poderes preventivos sobre posibles fusiones u ofertas hostiles de empresas extranjeras.

Los sectores que Roma quiere blindar son las telecomunicaciones (lo que complicaría a Telefónica controlar Telecom), la energía (el gigante francés EDF está luchando por el control de Edison), el agroalimentario y la Defensa. El ministro de Economía, Giulio Tremonti, maneja varias posibilidades, entre ellas la tasación de las rentas derivadas de esas opas, que serán introducidas como enmiendas al decreto.

El Gobierno anunció que la ley será consultada con Bruselas y que seguramente incorporará la cláusula de reciprocidad europea, que permite a las empresas recurrir a la norma defensiva prevista por el Estado de origen de la sociedad compradora.

Roma lleva años preocupada por la escalada francesa sobre sus empresas, y la inquietud ha crecido con la reciente compra de Bulgari por LVHM. La reacción llega, además, en medio de una fuerte tensión por el conflicto libio. Según la Liga Norte, socio del Gobierno de Berlusconi, Francia habría apoyado la rebelión contra Gadafi en la excolonia "para quedarse con el petróleo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 2011