Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

De ti

En España no hay una ley nacional de protección animal. En 2009, 1.300.000 firmas reclamaron su creación ante el Congreso, pero nuestros representantes se escudaron en la falta de competencias para hacer caso omiso: la protección animal está transferida a las comunidades autónomas. De modo que solo hay leyes autonómicas, distintas entre sí y, por supuesto, insuficientes. Por no hablar del Código Penal, que ese sí es de ámbito estatal pero que resulta ridículamente benigno ante estos delitos. Por ejemplo, torturar hasta la muerte a un animal (como hizo hace poco un repugnante imbécil con un perrito de dos meses) solo tiene una pena de tres meses a un año de cárcel; y, para más escarnio, si el maltratador no tiene antecedentes, solo ha de pagar una mísera multa. Los animales lo tienen verdaderamente mal en nuestro país, y su sufrimiento constante es un clamor silenciado. De ti depende que ese silencio termine.

La tortura del cachorro, que fue colgada en un blog, ha colmado el vaso de las atrocidades y originado un poderoso movimiento en la Red. Cien mil internautas españoles han convocado más de 50 manifestaciones en todo el país para el viernes que viene a las ocho de la tarde. Se pide el endurecimiento del Código Penal y, además, que España se adhiera al Convenio Europeo de Protección de Animales Domésticos. Porque ni siquiera pertenecemos a ese Convenio básico: somos la vergüenza de Europa en este tema. También se ha puesto en marcha una nueva campaña de recogida de firmas para presentar otra petición ante las Cortes exigiendo ambos puntos.

En www.noalmaltratoanimal.org puedes imprimir las hojas de firmas y ver la convocatoria y el recorrido de todas las manifestaciones del próximo viernes. De ti depende que podamos defender a los indefensos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de marzo de 2011