Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren seis brigadistas antiincendios al estrellarse su helicóptero en Teruel

Solo un superviviente en el más grave accidente de bomberos en Aragón

Seis miembros de la brigada de extinción de incendios del Gobierno de Aragón -un piloto, un agente forestal y cuatro brigadistas- murieron ayer al estrellarse su helicóptero en la provincia de Teruel, en un paraje situado entre las localidades de Villastar y Cubla, en el más grave accidente sufrido por los equipos de Medio Ambiente de Aragón. La cuadrilla se dirigía a realizar trabajos de extinción en un pequeño incendio declarado entre Villel y Cascante del Río, poblaciones cercanas a la capital turolense.

Según difundieron anoche fuentes de la investigación, los fallecidos son: Ramón Millán Salafranca, de 24 años, y Angus Thompson Caminals, de 35, ambos naturales y vecinos del municipio turolense de Alcañiz; Esteban Galve y Francisco Javier B. O., nacidos en Alcañiz y residentes en Andorra (Teruel); el piloto de la aeronave, Albert B., de 38 años, de Manresa (Barcelona); y Rafael A. O., de 40 años, natural de Torre de Arcas (Teruel) y con domicilio en Mas de las Matas.

La aeronave chocó contra un montículo y cayó en una zona de difícil acceso

Se desconocen las causas del siniestro, que investiga Aviación Civil

El único superviviente fue el bombero forestal Ángel Aznar, de 32 años y natural de Castellote (Teruel), que fue trasladado en estado muy grave al Hospital Obispo Polanco de Teruel. Sufre traumatismo craneoencefálico y fracturas en sus extremidades, aunque su vida no corre peligro.

Uno de los miembros habituales de la cuadrilla -que consta de ocho personas- se libró del accidente al no haberse incorporado al equipo porque acompañaba a su madre tras una intervención quirúrgica.

El helicóptero, un Bell 407 fabricado por la empresa INAER en 2008, chocó contra un montículo y se estrelló hacia las 13.30 por causas desconocidas. Las condiciones meteorológicas, con viento moderado y buena visibilidad, no eran adversas. La Guardia Civil descubrió el aparato, que pertenece a la Brigada Helitransportada con base en la localidad turolense de Alcorisa, hacia las 14.45. Había sido alertada por otro helicóptero del servicio del departamento de Medio Ambiente de Aragón, que localizó la aeronave tras el accidente.

Aviación Civil ha abierto una investigación para esclarecer las causas del siniestro.

Las tareas de rescate se prolongaron durante más de cuatro horas. El aparato había caído en una zona de difícil acceso, a la que hubo que desplazar una grúa para levantar el aparato, que aprisionaba varios cuerpos de los pasajeros.

Mientras, la angustia se apoderaba de los familiares de los miembros de la cuadrilla, que tres horas después del siniestro no tenían certeza de quiénes eran los fallecidos. Y se sucedían las llamadas sin respuesta a sus teléfonos móviles, que no contestaban, así como la petición de identidades, imposible de facilitar hasta tener los datos que debían proporcionar los forenses. Un teléfono de atención a las víctimas confirmó en seis casos la peor de las sospechas.

Ayer por la noche, dos helicópteros, dos hidroaviones, camiones cisterna y otros vehículos, junto a varias brigadas de tierra, trabajaron en la extinción del fuego al que acudían los brigadistas y que ha quemado entre 80 y 90 hectáreas.

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, y el consejero de Medio Ambiente viajaron a Teruel al conocerse la noticia, Los Reyes, el presidente del Gobierno y la ministra de Medio Ambiente enviaron sus condolencias a los familiares

La brigada a la que pertenecían los fallecidos ayer perdió en agosto de 2007 a una de sus agentes, que murió al ser golpeada por una rama de un árbol en el desfiladero del río Martin en Teruel. En julio de 2009, en una oleada de incendios, falleció el bombero Ramón Conejero al despeñarse el camión cuba que conducía por un barranco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de marzo de 2011