Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Velluters llena sus vacíos

Vecinos y arquitectos proponen contenidos que permitan el uso de los numerosos solares que salpican este barrio de Valencia

Imagina Velluters es un concurso de ideas organizado por SOSTRE y Arquitectes pel paisatge, dos colectivos ligados al Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana (COACV) que buscan llenar de contenido los cientos de solares abandonados que pueblan el céntrico barrio de Velluters, en Valencia. "Nació para hacer visible los vacíos del barrio y ofrecer propuestas que mejoren el paisaje urbano y el tejido social", explica el arquitecto Daniel Atienzar.

En pocas semanas se presentaron hasta 80 propuestas diferentes, que se expusieron al público en la Escuela de Arte y Superior de Diseño y en comercios repartidos por Velluters. "Esto que parece un solar, podría ser un huerto, o una zona de juegos, o un lectódromo o un sitio para mirar. Esto, que parece un almacén de coches, podría ser un mini-jardín o un botánico urbano o una pista de mini-basquet para niños", resumía el arquitecto valenciano Rafael Rivera. Y junto a estas ideas, mil más. Por ejemplo, un espacio para cuentacuentos, un solar-teatro u otro reconvertido en improvisado museo, con pinturas prerafaelistas estampadas en sus paredes. Hay soluciones para todos los gustos.

Los arquitectos han convocado un concurso de ideas

Los solares se convierten en huertos o cine al aire libre

El ganador del concurso, que se conoció hace unos días, es el equipo multidisciplinar La Minúscula, con un proyecto llamado Mentalmorfosis. Son cerca de una decena de arquitectos u licenciados en Bellas Artes de Valencia, Madrid y Francia.

El mayor logro de La Minúscula fue conseguir una visión global del barrio y de la intervención en los solares. Los vecinos decidirán sobre las posibles intervenciones. Como explicó el jurado, "su inconcreción se ha convertido en la mayor virtud de la propuesta".

Velluters busca desde hace años "neutralizar" la ingente cantidad de solares vacíos, sucios o convertidos en improvisados aparcamientos, como le ha ocurrido al espacio del legendario teatro Princesa, destruido en febrero de 2009 en un pavoroso incendio.

Siete años después del plan Urban, que regeneró -con exceso de cemento- el enclave de la plaza Viriato y alrededores, el barrio sigue sin ambulatorio médico, ni colegio, ni jardín. La especulación en Ciutat Vella tiene que ver "con dejar caer los edificios", precisaba hace unos meses el arquitecto Carles Dolç.

De ahí, el concurso Imagina Velluters. Los organizadores se dirigirán ahora al Ayuntamiento de Valencia o al Instituto Valenciano de la Vivienda (Ivvsa) y a los propietarios privados de estos solares con el objetivo de llevar a cabo algunas de las ideas presentadas al concurso. "Es un punto de partida para llegar a disfrutar en un futuro de los solares abandonados", añade Atienzar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2011