Reportaje:Fallas 2011

Fallas para la integración

Festeros con síndrome de Down, rutas accesibles y 'ninots' con discapacidad sensibilizan a través de la fiesta

En tanto que congregan a miles de personas y representan escenas a través de monumentos muy visitados, las Fallas pueden contribuir a normalizar la fiesta para hacer partícipe de la misma a las personas con discapacidad. Con actividades diseñadas para todos y con pequeños gestos que se erigen en ocasiones excepcionales para demostrar a la sociedad que la labor de la integración es una cuestión de todos. El de la comisión Camino de Alba-Castillo de Cullera de Valencia se inscribiría en esta categoría.

Diana Zarzo, una joven de 19 años con síndrome de Down, es la fallera mayor de esta comisión. Ella es la máxima representante de las 300 personas que integran esta falla de tamaño medio y de clase obrera. Cuenta su padre que al principio ella ni se lo creía, y que desde pequeña -la apuntaron cuando solo tenía un año- vive las Fallas con mayor intensidad que nadie, algo inefable que experimentan con su hija. Cohibida ante quien no conoce, las Fallas le han ayudado a relacionarse y le aportan independencia.

Una muestra explica la realización de una falla en 'braille'
Un 'ninot' de Joaquín Costa- Burriana lleva un implante coclear
Más información
Fallas con huelga de transporte

Lo mismo ocurre con Sergio Ibáñez. Las Fallas le divierten e invitan a practicar su mayor afición, la fotografía. Desde 2002, recorre las calles de la ciudad -día y noche- para inmortalizar con sus dos cámaras el ambiente fallero. Todos los años participa en el concurso que convoca Junta Central Fallera, y este año, la Fundación Asindown expone, en su sede de Valencia, catorce de sus instantáneas. "Me gusta andar, el ambiente fallero y de paso hago ejercicio", explica entusiasmado. Siempre ha ido solo para potenciar su autonomía. Al principio su padre le daba instrucciones a través del teléfono móvil para transitar de una falla a otra, pero ya es absolutamente autónomo. A sus 35 años es feliz. Además de exponer por primera vez, ha conseguido aprobar una oposición y ya es funcionario de carrera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Un vistazo a los monumentos falleros demuestra que también pueden ser una buena ocasión para concienciar. La falla infantil de la comisión Joaquín Costa-Burriana incluye un ninot que representa al mundo de la discapacidad auditiva ya que lleva un implante coclear. Esta prótesis auditiva, que transforma el sonido en señales eléctricas, permite al niño sordo profundo escuchar. Varios niños que tienen estas prótesis implantadas ya han visto este ninot, con el que se sienten identificados. "Estamos ante una nueva generación de personas sordas. Gracias a los avances científicos y a la detección temprana, los niños sordos tienen las mismas posibilidades que el resto de la población", explica Elisa Vicedo, pedagoga y logopeda de la Asociación de Padres y Amigos del Sordo (ASPAS), que ha colaborado con esta falla.

También hay otras asociaciones de personas con discapacidad auditiva, como Sordos 2000 Valencia y la Asociación Valenciana de Personas Sordas que celebran sus propias fallas. No tienen estatuto fallero, pero a principio de año los miembros de estas asociaciones diseñan su falla en el taller de manualidades. También se visten con trajes tradicionales y recrean el ambiente fallero.

La ONCE también contribuye a normalizar la fiesta para las personas con discapacidad visual prestando asesoramiento técnico gratuito a todas aquellas fallas que lo soliciten. A través de la ruta de fallas accesibles, cada vez más numerosa, y de la ya que forman parte una veintena de comisiones, ponen a disposición de personas con discapacidad visual las explicaciones en sistema braille. Entre ellas varias fallas de la sección especial. Además, con carácter bienal, convocan un concurso que premia a las fallas que sensibilizan en materia de discapacidad, y este año han colaborado con la I Exposición de Ninots adaptada para personas con discapacidad visual grave, organizada por la Agrupación de Fallas del Mercat de Jesús. La muestra, con 42 ninots, presenta las fases de realización y otros materiales, con su descripción en braille.

También algunas fallas, como Archiduque Carlos-Chiva, abrirá hoy sus puertas a un grupo de afiliados de la ONCE. Y un año más, más de 22.000 trabajadores de la institución venderán el cupón fallero con la imagen del cartel de las Fallas 2011.

Las fallas poco a poco se integran. La mayor dificultad de las comisiones es que no son una empresa, con una sede social a la que acudir para plantear medidas integradoras, pero las nuevas tecnologías están contribuyendo también a salvar estas barreras.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS