Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez aparta a los Ruiz-Mateos de la gestión de Dhul tras suspender pagos

Endesa será uno de los nuevos administradores como compañía acreedora

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada declaró ayer el concurso voluntario (antes suspensión de pagos) solicitado por Dhul, perteneciente al grupo Nueva Rumasa. Pese a que lo normal en un concurso voluntario es mantener a los gestores, el juez aparta a Álvaro y Francisco Javier Ruiz-Mateos de la administración de Dhul por las dudas sobre su actuación. Los hermanos Ruiz-Mateos, hijos del patriarca del grupo, José María Ruiz-Mateos, han sido sustituidos por dos abogados, un economista, Deloitte como auditor y Endesa. De la compañía eléctrica dice que es acreedora y suministradora de gas y electricidad. El alto número de administradores se debe, según el auto, a la "complejidad cuantitativa y cualitativa" del asunto.

La marca Dhul, uno de los mayores activos, no aparece en el inventario

En el auto se detalla que la empresa Dhul pertenece en un 82,3% a Dhul Holding BV, "sociedad esta por demás que podría ser la propietaria de la marca Dhul, que no aparece en el inventario presentado". Es decir, el juez está sugiriendo que la marca Dhul, uno de los activos más valiosos, no está en la empresa Dhul que ha presentado concurso, con lo que se pierde una de las garantías más importantes para que cobren los acreedores.

Entre ellos están "deudas ajenas, derivadas de avales y fianzas prestadas entre sociedades vinculadas por la emisión de pagarés y participaciones sociales suscritas por múltiples inversores, que presumiblemente van a aparecer en el concurso de otras sociedades de Nueva Rumasa". Dhul, junto a Clesa, fueron las dos compañías protagonistas de las mayores campañas de publicidad para captar accionistas en participaciones de 1.200 a 3.000 euros.

El juez Blas Alberto González argumenta sólidas razones por las que aparta a los Ruiz-Mateos de la gestión. En primer lugar, deduce que Dhul pertenece al grupo Nueva Rumasa "porque existen evidentes relaciones societarias entre las diversas entidades del entramado empresarial". También dice que Dhul ha admitido "responsabilidad solidaria ante múltiples inversores". "Existen múltiples procedimientos judiciales civiles en que la deudora solicitante ha sido demandada en su condición de fiadora solidaria de esas deudas ajenas", añade.

Para que quede más claro añade: "Existen dudas sobre la gestión que ha llevado la compañía en esta situación de insolvencia, relacionada parece con deudas de otras empresas de Nueva Rumasa y no tanto, o no íntegramente, con el grupo Dhul". Esta empresa ha servido como garantía para deudas del grupo, dice por último.

En el auto se comunica que se suspenderán los embargos "sobre la facturación" realizados hace poco más de un mes. Si no se hace así, la empresa no podría continuar con su actividad. "El embargo sobre la facturación produce un efecto devastador ya que deja de percibir los ingresos necesarios para continuar el proceso productivo". El resto de embargos sobre otros bienes continuarán su proceso.

Según los registros de morosos, Dhul tenía impagados por valor de unos 20 millones de euros, hasta final de febrero. En estos informes aparece el BBVA como una de las entidades afectadas por estos números rojos.

Al concurso de Dhul seguirán las suspensiones de pagos de Clesa, en Madrid, y de Cacaolat, en Barcelona, según fuentes sindicales. El volumen de préstamos de Nueva Rumasa supera los 700 millones, lo que, unido a las líneas de créditos, avales y pagos pendientes a proveedores eleva el pasivo a unos 1.000 millones. El Santander y Banesto suman 330 millones en créditos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2011