Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El extesorero del PP Naseiro compró los dos cuadros atribuidos a Bárcenas

Un mediador revela a la policía quién adquirió por 330.000 euros los bodegones

Una de las acusaciones del caso Gürtel que gravitan sobre el ex tesorero nacional del Partido Popular Luis Bárcenas es la supuesta operación falsa de compra de dos cuadros en 2002 para la que habría solicitado un préstamo bancario de 325.000 euros, que devolvió un mes y medio después incrementado en 5.000 euros. La policía, que nunca llegó a verificar esa compraventa, sospecha que fue una maniobra para blanquear capitales. Bárcenas alegó ante el juez que ni realizó esta operación ni, por tanto, ganó nada con ella. Un intermediario de la venta, Miguel Granados, confirma a EL PAÍS la versión de Bárcenas.

Granados asegura que la compra corrió a cargo de Rosendo Naseiro y que lo ha declarado a la policía. Naseiro era el tesorero del PP cuando, tras llegar José María Aznar a la presidencia del partido, saltó en 1989 un escándalo de presunta financiación ilegal por el que fue imputado. El Tribunal Supremo archivó la causa pese a las grabaciones que acreditaban las corruptelas de los gestores del PP porque las escuchas habían sido autorizadas por un asunto distinto (narcotráfico). A partir de entonces, Naseiro fue adquiriendo una pinacoteca multimillonaria y, con el tiempo, trabó amistad con Bárcenas.

Bárcenas pidió 330.000 euros para Naseiro, que le dejó fuera del negocio

Naseiro elude aclarar si compró o no los dos bodegones

Granados, el experto en cuadros que coordinó esta operación de venta de dos bodegones del pintor Juan Van der Hamen, es un testigo privilegiado para aclarar quiénes fueron sus actores y desgrana paso a paso cómo se gestó: el propietario de los cuadros, Luis Ortiz, relacionado con Galería Atica, se los ofreció a Granados en 2002, pero el experto los juzgó fuera del alcance de su bolsillo, y puso al vendedor en contacto con Naseiro, pues sabía del interés del extesorero por la obra de Juan Van der Hamen.

En las últimas décadas, Naseiro se había hecho con una amplia colección de bodegones, incluidos algunos de ese artista. No en vano, cuatro años después, en 2006, el BBVA le pagó 25 millones por 40 obras, que el banco entregó al Museo del Prado como pago de impuestos. Esta operación no se investiga dentro del caso Gürtel, pero la menor discrepancia fiscal sobre las fechas o precio de compra de esos 40 cuadros le supondría millonarias plusvalías impagadas.

Granados documentó en un acta notarial que en la edición de Feriarte de 2002, contactó con él "Antigüedades Atica para, en su condición de conocedor y experto de la pintura del siglo XVII, solicitarle su opinión, en especial sobre una pareja de bodegones, que podían ser obra de Juan van der Hamen y que estaban depositados en la citada galería Atica". Esos cuadros no solo los examinó Granados, sino el profesor Benito Navarrete.

De hecho, un informe policial señala lo siguiente: "En el curso de las actuaciones llevadas a cabo se ha tenido conocimiento que la galería Atica sita en la calle Núñez de Balboa, 8, de Madrid, y cuya propietaria es Susana Mantecón, tuvo a la venta dos bodegones. El depositante de los mismos fue Luis Ortiz Hurtado, y el intermediario en la operación fue Pedro Hernández de Zárate. El propietario ha confirmado que en Feriarte 2002 vendió una pareja de bodegones del siglo XVII de su propiedad de gran calidad, por un valor aproximado de entre 342.000 y 352.000 euros, pero que no eran obras del artista Juan Van der Hamen, representando uno de ellos melocotones y uvas, y el otro cuencos de cerámica y canastillos". Lo curioso es que el informe policial añade que su venta "se concretó el día 12 o 13 de diciembre, sin que el propietario conserve fotografías de los bodegones ni factura de su venta (sic)".

Pero Granados sí detalla lo que el informe policial no remata: "Ortiz me ofreció a mí esos dos bodegones. Pero su precio era una cifra muy alta para mí y yo le dije, porque esto es un mercado muy pequeño, que eso seguro que iba a interesarle a Naseiro. Y yo les puse en contacto a los dos. Naseiro acabó comprándolos y como quedó contento con la operación me regaló un cuadro pequeño. No sé si se los revendió o no a Juan Abelló, solo sé que los compró él y que me dijeron que se los enseñó a Bárcenas. Esta es la verdad y es lo que he contado ya a los policías que vinieron a interrogarme por esta operación y lo que declaré en un acta notarial".

La transparencia de Granados, hermano de un ex fiscal general del Estado con el PSOE, choca con la opacidad de los demás actores de esta compraventa. Este periódico preguntó a Naseiro.

-EL PAÍS. Un intermediario afirma que la compra de cuadros que se atribuye a Bárcenas fue una operación suya.

-Naseiro. No tengo nada que decir. Yo estoy alejado de la política.

-EL PAÍS. Pero no le pregunto por ninguna cuestión política. Le pregunto si compró unos cuadros que la policía atribuye a Bárcenas con fines de blanqueo.

-Naseiro. Le agradezco la llamada, pero no voy a decir nada.

Luis Ortiz no ha atendido ninguna de las llamadas de este diario para confirmar si vendió a Naseiro. Además, hay documentos bancarios en la causa que acreditan que Bárcenas no obtuvo beneficio alguno. El 10 de diciembre de 2002 retiró 325.000 euros de caja en la oficina de Cedaceros del Banco Popular. El 21 de enero de 2003 ingresó en efectivo 330.000 euros en la misma sucursal como devolución del préstamo más gastos.

Bárcenas y el exdirector de dicha sucursal, Mariano Palomeque, han declinado dar su versión. Fuentes conocedoras de dicha operación aseguran que Bárcenas acudió en compañía de Naseiro ante dicho directivo para solicitar el crédito. ¿Qué hizo con esa suma Bárcenas? ¿Para qué la pidió? Según personas vinculadas con la compraventa, Bárcenas retiró esa cantidad con el fin de prestársela a Naseiro para comprar los bodegones, pero finalmente este último le dijo que la operación no se haría por lo que su dinero no sería necesario. Naseiro le compensó abonándole los 5.000 euros de gastos y, con ello, Bárcenas restituyó íntegra en su cuenta la suma retirada. La entregó como la recibió: en billetes de 500.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011