Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Universidades: sur contra norte

Los centros valencianos y andaluces piden el mismo trato que a Madrid y Cataluña en la concesión de Campus de Excelencia Internacional

Las universidades públicas valencianas y andaluzas se reunieron ayer en Valencia para intercambiar información, sentar las bases de futuros acuerdos y, sobre todo, para dar un puñetazo en la mesa en relación a los de Campus de Excelencia Internacional, la iniciativa creada por el Gobierno para poner a una avanzadilla de centros académicos españoles entre los mejores del mundo. "El programa del Ministerio de Educación ha valorado insuficientemente, hasta ahora, la dimensión y calidad de los sistemas universitarios valenciano y andaluz", señaló el comunicado pactado por todas las universidades presentes en el encuentro celebrado en la Politécnica de Valencia. "Una comparación objetiva de los rankings internacionales más prestigiosos ponen en evidencia esa falta de equidad en la aprobación de los Campus de Excelencia Internacional (CEI)", se agregaba en la nota.

Los centros de Madrid y Cataluña suman 10 campus de excelencia

Valencianos y andaluces solo han recibido una etiqueta

Un vistazo a los resultados de las dos anteriores convocatorias sirve para comprobar que mientras las universidades de Madrid y Cataluña consiguieron cinco CEI cada una, las universidades andaluzas y valencianas se han tenido que conformar con una sola etiqueta por sistema: el proyecto que forman las universidades de Sevilla y Málaga, y el que componen la Universitat de València y la Politécnica de Valencia.

El rector de esta última, Juan Juliá, hizo un llamamiento a "los dos grandes partidos" para que al menos los cuatro principales sistemas universitarios españoles (Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía) estén bien representados en el programa. La rectora de la Universidad de Málaga señaló que las valencianas y andaluzas "se merecían más".

Los dirigentes académicos subrayaron que el nivel de los dos sistemas agraviados es muy alto. Prácticamente igual al que resulta de la suma de los sistemas madrileño y catalán en términos de número de universidades y de alumnos, así como de recepción de estudiantes internacionales. Y la distancia en producción científica y transferencia de conocimiento no es, señalaron, tan grande como para justificar el resultado obtenido por unos y otros en el programa del Gobierno.

El objetivo de la reunión, en la que se acordó "establecer estrategias de cooperación que contribuyan a mejorar la calidad de sus universidades, a visualizar sus resultados y a promover un funcionamiento más equitativo de las políticas del sistema universitario español", no consistía tanto en elevar reproches hacia el Ejecutivo como en tomar posiciones de cara a la próxima edición del programa. Su convocatoria se espera en los rectorados desde hace un mes, pero de momento no se ha producido.

A la nueva edición se presentarán dos proyectos del sistema público valenciano. Por una parte, el que ya elaboraron el año pasado las universidades de Alicante y Elche, llamado Mediterranean Campus, que ha sido reforzado desde entonces. Por otra parte, el que unirá a las cinco universidades públicas entorno al proyecto Habitalia, que pretende ser una propuesta que abarque desde la construcción y el urbanismo al territorio y el turismo.

El movimiento de ayer, además de para presionar en la próxima convocatoria, sirvió también para ensanchar el ámbito de la reivindicación. Y para contrarrestar así la tendencia, habitual en Valencia, de mirar hacia Cataluña cuando se trata de agravio. Según el planteamiento realizado ayer por los rectores, la injusticia se ha cometido al premiar a las universidades del norte frente a las universidades del sur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011