Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ERE de Nueva Rumasa afectará a 307 empleados de Clesa

El número de sociedades del grupo en situación preconcursal llega a 32

Clesa, la mayor compañía del grupo Nueva Rumasa, propiedad de la familia Ruiz-Mateos, presentó ayer en la Dirección General de Trabajo de Madrid la documentación para solicitar un expediente de regulación de empleo (ERE) -el primero en el grupo- de seis meses para 307 trabajadores de la planta de Madrid. Otra empresa del grupo, Helados Royne, negocia también un ERE para 174 trabajadores.

El propio José María Ruiz Mateos aseguró el pasado martes que la reestructuración de Nueva Rumasa, que agrupa a 160 sociedades, y que está al borde de la suspensión de pagos, exigirá el despido "de entre 500 y 1.000 trabajadores, dependiendo de la situación de cada empresa".

Fuentes de Nueva Rumasa confirmaron el acuerdo alcanzado en la noche del miércoles con los trabajadores de Clesa para presentar el ERE. Por su parte, fuentes sindicales detallaron que el acuerdo afecta a la totalidad de la plantilla a excepción de los prejubilados. Según las mismas fuentes, Clesa adeuda a una parte de sus trabajadores la paga de enero, y a todos ellos la de febrero y la extra de Navidad.

Ninguna firma se ha interesado por los 15 hoteles de la cadena Hotasa

Clesa y Cacaolat (95% propiedad de la primera) pueden ser las dos primeras empresas del grupo Nueva Rumasa en solicitar el concurso de acreedores. Cacaolat fue comprada por Clesa en 1971 y esta, a su vez, fue adquirida por el grupo Dhul Alimentación, división de alimentación de Nueva Rumasa "en penosa situación financiera y de gestión", según los sindicatos. Ayer, otras dos sociedades del grupo, Inversiones Ruiz-Mateos y José María Ruiz-Mateos, se acogieron al artículo 5.3 de la Ley Concursal que concede a las empresas un plazo de tres meses, ampliable a cuatro, para renegociar sus deudas y evitar la suspensión de pagos. Con ellas, se elevan a 32 las sociedades de la familia Ruiz-Mateos que se encuentran en la fase preconcursal.

En la delicada situación por la que atraviesa el grupo no hay buenas noticias que permitan atisbar una salida. Un ejemplo: Sol Meliá, Barceló, Riu Hoteles, Iberostar, Globalia, H10 o Fiesta, principales grupos turísticos españoles, explicaron ayer a Efe que no han mostrado interés para hacerse con la propiedad de alguno de los 15 hoteles integrados en el grupo Hotasa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de marzo de 2011