Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Suze Rotolo, musa del joven Dylan

La exnovia del músico fue imagen de la portada de 'Freewheelin' Bob Dylan'

Sin cantar ni pertenecer a ninguna banda, Susan Suze Rotolo, fallecida el pasado 24 de febrero a los 67 años, forma parte de la iconografía más legendaria de la música popular. Su imagen, en la que aparece sonriente y agarrada del brazo de un joven Bob Dylan, paseando por un Greenwich Village nevado, se convirtió en emblema de los tiempos de cambio a los que cantaba el bardo de la música folk estadounidense.

Es una instantánea imborrable, portada de un álbum también imborrable, obra maestra de la música de autor: Freewheelin' Bob Dylan, publicado en 1963 y que recogía en su interior himnos como Blowin' in the wind. Tan famosa se ha hecho esa portada que la esquina de Jones Street con la calle 4, por la que pasean Rotolo y Dylan en la imagen, cerca del apartamento de ambos, es lugar de encuentro para melómanos, incluso recomendación de visita en guías de viaje.

Rotolo mantuvo una relación amorosa con Dylan tras conocerle en 1961 y fue su musa a principios de la década. Su marcha a Italia durante medio año marcó el tono agridulce de temas como Boots of spanish leather, Tomorrow is a long time y Don't think twice, it's all right, en los que se recogían ecos sentimentales de su persona. En la grandiosa Don't think twice, it's all right, Dylan canta: "Le di mi corazón, pero quería mi alma". Sin embargo, su referencia más explícita se halla en su libro de memorias, Chronicles, donde el músico escribe: "Desde el primer momento en que la vi no pude quitarle los ojos de encima, ella era la cosa más erótica que jamás había visto. Era muy hermosa, con la piel y el cabello dorados y de sangre italiana. Empezamos a hablar y mi cabeza comenzó a girar". A decir verdad, Rotolo fue más que un enamoramiento físico de Dylan. Su influencia también se dejó notar en las ideas que le transmitió. Hija de padres con ideas comunistas, lectora compulsiva y miembro activo de organizaciones que luchaban por los derechos civiles, la joven irradiaba conciencia de clase en los convulsos EE UU de principios de los sesenta. La temática pacifista y contestataria de Dylan en esos años le debe bastante.

El músico dejaría a Rotolo por la cantante Joan Baez. Pero ella estuvo en el epicentro de la época más instintiva de Dylan, un periodo fundamental para entender su maravillosa obra e incluso las conquistas sociales en Norteamérica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2011