Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperados 2,4 millones que la trama de Llíber desvió a Andorra

El dinero procede de pagos a cambio de licencias para casas ilegales

La Guardia Civil ha coronado la investigación sobre la trama urbanística de Llíber (construcción ilegal de 300 casas en el municipio en connivencia con cargos públicos y funcionarios locales) con la recuperación de parte del dinero que los implicados exigían a los promotores a cambio de las licencias. Los agentes han intervenido 2,4 millones de euros en cuentas bancarias de Andorra de uno de los principales imputados, el arquitecto municipal. En el sumario que investiga esta trama hay un total de 18 imputados, entre los que destacan el ex alcalde de Llíber José Mas, del PP, y el promotor Miguel Muntaner.

La investigación policial, que ha dirigido la Guardia Civil, concluye que se llegaron a construir unas 300 viviendas con un valor entre los 250.000 y los 655.000 euros. Las casas se levantaron en parcelas con menos de los 10.000 metros cuadrados exigibles, según la normativa vigente en suelo no urbanizable. "Para la concesión de la licencia de construcción, había que entregar, siempre por adelantado, en efectivo y sobre cerrado, sin percibir factura alguna, una importante suma de dinero para hacerla llegar supuestamente al arquitecto municipal de Llíber", precisa una nota oficial del Ministerio del Interior.

Los fondos estaban en tres cuentas del arquitecto municipal

Las irregularidades urbanísticas se produjeron entre los años 2000 y 2003 y el monto global de la estafa podría alcanzar los 90 millones de euros. Los afectados son, en su mayoría, ciudadanos europeos residentes en la comarca de La Marina Alta.

La investigación sobre el desvío de los fondos captados por la red a bancos de Andorra se aceleró en enero de 2010, cuando el juzgado instructor de Dénia autorizó una comisión rogatoria al Principado de Andorra para localizar el dinero entregado por los perjudicados. A principios del pasado mes de febrero, la justicia del Principado confirmó a los agentes que el arquitecto municipal y su esposa poseían tres cuentas bancarias. Una de ellas era utilizada como cuenta nodriza y siempre recibía las imposiciones en efectivo.

Los movimientos registrados en esas cuentas entre agosto de 2002 y septiembre de 2009 ascendieron a 2,4 millones de euros, de los cuales 2,3 fueron ingresados entre agosto de 2002 y febrero de 2003, periodo en el que se produjeron la mayoría de las infracciones urbanísticas en Llíber.

La Guardia Civil también comprobó que el arquitecto municipal de Llíber intentó, tras salir de la cárcel en abril de 2010, retirar la totalidad del dinero ingresado en las tres cuentas, extremo que no llegó a materializar porque las cuentas estaban bloqueadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 2011