Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 25ª jornada de Liga

El Mallorca, un rompecabezas

Nsue ejerce de punta en un equipo lastrado por los cambios en ataque

"No soy un delantero de 14 o 15 goles por temporada", admite sin trabas Pierre Webó. En su ya larga trayectoria en Primera -llegó a Osasuna en 2003, procedente del Nacional de Montevideo-, el camerunés nunca ha superado la marca de seis goles por curso. Está cerca de lograrlo en su cuarto año en el Mallorca: suma cinco tantos y, por primera vez, se ha afianzado como titular indiscutible. "¡Cinco goles, qué poco!", se lamenta esbozando una sonrisa de disculpa. Pero no deja de ser un éxito para un jugador que, al inicio de la temporada, contaba muy poco para Laudrup.

En agosto, el técnico danés reclamó hasta el aburrimiento un refuerzo para la delantera. Ni Webó ni el canterano Víctor Casadesús le ofrecían una garantía clara de gol. Se trata de dos puntas de perfil parecido: participativos y hábiles en la combinación, pero con registros más bien modestos. Dos buenos segundos delanteros para un equipo como el Mallorca, rival hoy del Barça. Así lo veía Laudrup y, apurando el mercado de verano, llegó a la isla Fernando Cavenaghi, cedido por el Girondins. Nada más aterrizar, el argentino se autoimpuso una cifra: "Estoy acostumbrado al desafío del gol. Depende de los partidos que juegue, confío en pasar de los 10". Marcó dos en la Liga y cuatro en la Copa, antes de desaparecer por completo de las alineaciones. El tardío despertar de Webó lo apartó del once inicial y, finalmente, de las convocatorias. Hace un mes, el Torito dejó el club rumbo al Internacional de Porto Alegre.

MÁS INFORMACIÓN

Casi al mismo tiempo, cayó lesionado Víctor. Sin opciones para formar una línea atacante aseada, y con el equipo cuesta abajo en la Liga, las alarmas se encendieron en Son Moix. Laudrup halló una alternativa en Emilio Nsue. Habitual de la banda derecha, pero con libertad de movimientos, en los últimos partidos se ha reciclado como hombre de punta, con mayor presencia por el interior. Desde la que fue su posición natural (hasta que Martín Lasarte lo desplazó al extremo durante su estancia en la Real Sociedad), Nsue carga hoy con el peso ofensivo del Mallorca. "Siempre jugué ahí y me encuentro cómodo, pero también donde lo vengo haciendo, en la banda. Ahora no es tan importante dónde juegue, sino hacerlo lo mejor posible. Confío en mí". El mallorquín de ascendencia ecuatoguineana pasa por un momento dulce: hace 20 días marcó su primer gol con la selección sub 21, frente a Dinamarca. Había entrado en el campo en sustitución de Bojan.

El Mallorca está instalado en el medio de la tabla, aunque su estadística de 25 goles a favor y 31 en contra lo empareja con los equipos de la parte baja. Fuera de casa, los delanteros solo han logrado anotar nueve tantos en toda la temporada. Webó es consciente de que las dificultades se multiplicarán ante la mejor defensa de la Liga: "Contra el Barça, más que nunca, habrá que meter las oportunidades que tengamos. Y aprovecharnos de sus bajas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011