Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muerte de un agricultor por un posible robo indigna al sector

La víctima, de 62 años, fue hallada en su huerto de alcachofas en Elche

La oleada de robos en los campos valencianos ha dado un trágico salto cualitativo en Elche. La investigación apunta a un ladrón de cosechas como el supuesto autor de la muerte a golpes de un campesino, en su huerto de alcachofas en el término de Elche. La víctima, Agustín Durá, de 62 años, fue hallada por su mujer en la explotación con varios golpes en la cabeza. La organización Jóvenes Agricultores-Asaja de Alicante ha convocado para el próximo lunes una concentración en protesta por este homicidio, en particular, y la inseguridad general que acecha a los agricultores.

El homicidio del campesino se produjo en su huerto, sito en la pedanía ilicitana de La Marina. El agricultor, prejubilado de una gasolinera, no tenía contacto con su familia desde el miércoles. El jueves por la tarde, al no dar señales de vida, la familia alertó a la Guardia Civil y comenzaron a rastrear el huerto.

A primeras horas de la noche del jueves, la mujer del agricultor encontró el cuerpo sin vida de su marido. Junto al cadáver también hallaron una bolsa con alcachofas desparramadas. La forma en la que estaban cortadas esas hortalizas alimenta las sospechas de que eran parte del botín de algún ladrón que fue sorprendido por el dueño.

Al cierre de esta edición, la Guardia Civil no había efectuado ningún arresto. Los agentes mantienen abiertas todas las hipótesis sobre el móvil del homicidio, incluida la del robo.

El campo de Elche estaba ayer conmocionado, ya que el fallecido era una persona conocida y apreciada. Jóvenes Agricultores reclamó más vigilancia policial en los campos para combatir los robos y garantizar la seguridad. "Desde Asaja Alicante ya habíamos avisado de que podría haber homicidios y muertes, de que podían ocurrir sucesos tan injustos y horribles como el de la muerte de Agustín", asegura la nota.

Entre el miedo y la vigilancia privada

Los agricultores consideran que la muerte de su compañero Agustín en su campo de Elche, supuestamente a manos de un ladrón, es la gota que colma el vaso. "Hay bastante miedo y da mucha pena e indignación", explicaba una fuente de la organización resumiendo el sentir colectivo. Jóvenes Agricultores-Asaja explica que hay asociados que han sufrido en dos meses cuatro y más atracos, otros directamente han optado por dejar las puertas de sus instalaciones abiertas para evitar problemas mayores (porque se trata de una población envejecida que en muchos casos no se puede defender) y hay casos en los que los ladrones se han llevado hasta los palos de hierro de la luz o los azulejos de aseos en las casas de campo, paredes y suelo para llevarse las cañerías de cobre. La organización subraya que en algunos casos hay mafias de robo de cobre tras estos sucesos. Y las pérdidas, difíciles de calcular, son cuantiosas y se han producido en poco tiempo.

La oleada de robos también ha llevado a que los propietarios de algunas explotaciones, como es el caso de la firma Sat-Olé (empresa dedicada al cultivo de la alcachofa en La Vega Baja), ha optado por contratar vigilantes privados para preservar sus cosechas. Otros optan por pasar las noches al raso en sus explotaciones para disuadir a los amigos de lo ajeno.

En 2010, según datos de AVA-Asaja, los robos en cosechas en los campos valencianos subieron un 50% con respecto al año anterior y las pérdidas económicas superaron los 15 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011

Más información