Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA | Discos

Flamenco y cal

Hace seis años, un grupo de jóvenes sevillanos, algunos de ellos descendientes de Diego del Gastor, sorprendieron al mundo con una propuesta innovadora y a la vez tradicional. Se hicieron llamar Son de la Frontera y con sus dos discos quisieron reivindicar el estilo de Morón impuesto por su guitarrista más reconocido, añadiéndole nuevos aires, como un tres cubano. Por el camino cosecharon buenas críticas, una nominación a los Grammy Latino y un premio al mejor grupo europeo de la BBC. Hace un año, diferencias entre ellos llevaron al guitarrista del grupo, Paco de Amparo (sobrino nieto de Diego del Gastor), a recoger el material que tenía listo para un tercer disco y trabajarlo por su cuenta. El resultado es Moroneando, el disco de Sonaires de la Frontera, un trabajo muy personal, dirigido y compuesto por Paco de Amparo, que incorpora músicos de Morón y alrededores, y que reivindica lo mismo que el grupo al que hereda: la tradición particular de esta localidad sevillana. En este disco, el tres cubano de Raúl Rodríguez es sustituido por la mandola de Keko Baldomero y al proyecto se unen también las percusiones de Isidro Suárez. "Es lógico que suene mucho a Son de la Frontera, porque el 80% del grupo era Diego del Gastor más aportaciones y arreglos míos", explica Paco de Amparo. Su intención con este disco, explica, era precisamente dar más relevancia a ese aire de Morón que ha heredado de su tío abuelo. "Intenté buscar desde el principio gente de aquí, que hubieran respirado desde pequeños la escuela de Morón". La presencia de Diego del Gastor es total. "Él tenía una esencia muy pura, el toque de Diego para los ortodoxos es lo máximo en la guitarra, por su sencillez y por su forma de rasguear, su flamenco es a la vez puro y espontáneo, y es lo que queremos reivindicar", explica. Acompañado en la producción por Domi Serralbo, las composiciones de Paco de Amparo (los fandangos Errantes y los tanguillos Del amor sureño, además de la adaptación de los tangos del Piyayo Sar men Plataró) se combinan con las adaptaciones de temas compuestos o popularizados por Diego del Gastor, inspirador del proyecto: Gastoreña (seguiriya), Sonaires de la Frontera (unas bulerías que recogen melodías de algunas de las canciones populares grabadas por Lorca y la Argentinita como Anda jaleo o los Cuatro muleros), la Zambra de Diego (ya grabada por Son de la Frontera), A los maestros (bulerías) y Con el pucho de la vida (unas bulerías que cierran el disco). "Había otros temas para grabar, pero nos quedamos con este bloque porque pensamos que define más la esencia de Morón", explica Paco de Amparo sobre la presencia mayoritaria de la bulería en el disco. El intento de reivindicar la identidad moronera se deja ver, incluso, en las fotografías del disco, tomadas en el Museo de la Cal de Morón. "Este es un pueblo de cal, aquí hay una cantera y mucha gente ha vivido aquí de la cal, es nuestra identidad". Y entonces, ¿por qué no el Gallo de Morón? "Si te fijas bien, en el disco también hay un pollo, así que también está presente... Todo es Morón".

Moroneando. Producciones Bujío, 2010,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011