Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gucci y Fiat diseñan juntos

Los herederos de las dos familias crean un coche ecológico

Una mañana en Roma. Una comida de dos jóvenes: Lapo Elkann, delfín de la familia Agnelli, nieto de Gianni, el hierático abogado heredero de Fiat, y Frida Giannini, que lleva las riendas de Gucci, otra dinastía empresarial famosa que dirige desde 2006. Cuando salen del restaurante han llegado a un acuerdo: conjugar su tradición familiar en un único producto, un Fiat 500 firmado por Gucci. Una edición especial del pequeño utilitario de la casa turinesa vestido con los colores y el estilo de la firma florentina. "Se trata de un coche emblemático, seguro, ecológico y exclusivo", señalaron sus creadores al presentarlo ayer en la Semana de la Moda Femenina de Milán.

El objeto sofisticado y divertido cuesta 17.000 euros y se puede comprar solo en Internet: las reservas se abren el 1 de abril y las entregas empezarán en julio. Será fabricado en negro y blanco perlado, con una banda en colores rojo y verde (sello característico de Gucci) que recorre todo el perímetro del vehículo.

Los guardabarros lucen dos G entrelazadas, mientras la palabra Gucci aparece entera en la ventana trasera y en el lateral de la puerta. Los asientos son de piel Frau, una de las excelencias Made in Italy.

No es la primera vez que el joven heredero de la casa Agnelli pone cara a una operación similar. En el pasado se asoció su coche favorito a Diesel, marca de ropa de perfil más joven y alternativo famosa sobre todo por su línea de vaqueros.

Lapo Elkann, que no tiene cargos de responsabilidad en la industria familiar -mientras su hermano mayor es consejero delegado-, se ha sacudido de encima la fama de simpático vividor -organizaba fiestas privadas con cocaína y transexuales- y ha sacado provecho de su imagen de creativo descabellado y rebelde con pasta. Desde que fundó su sociedad financiera L. A. Holding no ha fallado en ninguno de sus proyectos y ha sabido borrar la imagen rancia de Fiat, creando ropa con el nuevo logotipo.

Además Lapo diseña gafas, firma muebles, se ocupa de campañas de comunicación y diseña interiores para yates y aviones. El patito feo ha acabado siendo el cisne del estanque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2011