El BCE y la Comisión Europea examinan la solidez financiera de Portugal

La cita alimenta la incertidumbre sobre la necesidad de ayuda externa

Delegaciones del Banco Central Europeo (BCE) y de la Comisión Europea revisan esta semana en Lisboa las cuentas públicas y la solidez del sistema financiero portugués, en un momento de gran tensión en los mercados financieros. La noticia ha alimentado la incertidumbre en torno a la supuesta necesidad de ayuda externa para la economía lusa, sobre todo después del mensaje de este fin de semana del presidente del Banco Central Europeo. Al término de una reunión del G-20, Jean-Claude Trichet aludió a Portugal para pedir el cumplimiento de las medidas de ajuste de manera tan rigurosa, convincente y ética como sea posible.

Fuentes del Ministerio de Finanzas de Portugal aseguran que la presencia de los dos equipos técnicos se enmarca en la declaración de los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro tras el Consejo Europeo del pasado 4 de febrero. "La Comisión Europea evaluará en concertación con el BCE los progresos realizados en los Estados miembros de la zona euro, en lo que se refiere a la aplicación de medidas para consolidar las situaciones presupuestarias y las perspectivas de crecimiento", decía la declaración.

El Gobierno portugués lo califica de visita normal prevista por el G-20

Según el Jornal de Negócios, las reuniones se realizan a nivel técnico, por lo que los funcionarios europeos discuten con directores de las instituciones lusas y no con miembros de los consejos de administración. Una fuente de uno de los principales bancos portugueses ha asegurado que las reuniones de estos días "no tienen ninguna lectura fuera de lo normal".

La confirmación de la presencia en Lisboa de sendos equipos técnicos del BCE y la Comisión se produce un día después de las cifras presupuestarias del primer mes de 2011, objeto de interpretaciones distintas por el Gobierno y algunos bancos y economistas. El déficit público se ha reducido en un 59%, en comparación con el mismo periodo de 2010; los ingresos del Estado han aumentado el 14,4%, aunque el gasto también ha crecido, un 0,9%. El Ejecutivo presenta estos resultados como un éxito y un buen comienzo de año. Algunos economistas y bancos, como el Espírito Santo Investment Bank (unidad de investigación del Banco Espírito Santo Investimento-BESI), son más cautos en su lectura de los datos difundidos por la Dirección General de Presupuestos, del Ministerio de Finanzas. El BESI estima que la reducción del déficit está en sintonía con el objetivo del Gobierno del 4,6% del PIB para 2011, pero subraya que los inversores esperaban más.

Según todas las previsiones, el año será difícil en términos de crecimiento económico. El último trimestre de 2010, Portugal registró una contracción del 0,3%, en lo que supuso la primera caída del PIB desde el cuarto trimestre de 2009. Los datos no aportan mucho optimismo sobre el devenir próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de febrero de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50