Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MUNDIAL DE FÓRMULA 1

"No era el momento de ir a Bahréin"

Pilotos y equipos coinciden en que la suspensión de la carrera era la mejor opción

Hace un par de días, Raffaele andaba nervioso por el paddock del circuito de Montmeló, en el que hasta ayer se celebraron los penúltimos ensayos de la pretemporada del Campeonato del Mundo de fórmula 1. Para él, uno de los responsables de logística de Ferrari, lo de menos era lo que sucedía en la pista, por más que Fernando Alonso no lograra alcanzar el ritmo de giro del Red Bull de Sebastian Vettel. "Para los equipos, lo peor es no saber si las últimas pruebas y la primera carrera del año podrán celebrarse en Bahréin. Ya hace semanas que hemos mandado hacia allí, en barco, mucho material, como los paneles de los talleres", reconocía, impotente, el operario de la Scuderia.

La incertidumbre que atormentaba a Raffaele y a la mayoría de los actores que participan de alguna manera en el circo que maneja Bernie Ecclestone, patrón de la F-1, se resolvió ayer, poco antes de las cinco de la tarde, cuando los responsables del circuito de Bahréin anunciaron la cancelación del gran premio que debía suponer la apertura del Mundial, el 13 de marzo, debido a la revuelta popular que sacude el país. Se trata de la primera vez en la historia de la F-1 que una carrera debe suspenderse por motivos políticos.

Las partes implicadas esperan reubicar la carrera más tarde, quizás en noviembre

El campeonato comenzará ahora el 27 de marzo en Australia

Así las cosas, el campeonato comenzará dos semanas después de lo previsto, el 27 de marzo, en Melbourne, y todas las partes implicadas esperan poder reubicar el Gran Premio de Bahréin más adelante, probablemente en noviembre, si la coyuntura sociopolítica lo permite.

"Sentimos que lo más importante es que ahora nos centremos en los asuntos de interés nacional", decía en la nota Salman bin Hamad bin Isa al Khalifa, el príncipe heredero. "La prioridad de Bahréin es superar la tragedia, curar las divisiones y reencontrarnos con las bases que nos han permitido mostrar al mundo de lo que somos capaces como un país unido", concluía la declaración del mandatario, que figuraba justamente delante de la de Ecclestone: "Es triste que se haya tenido que anular la prueba. Mi deseo es que Bahréin se recupere lo antes posible de los problemas por los que atraviesa. La hospitalidad y el calor de los habitantes es un sello distintivo de esta carrera. Eso es algo que podrá confirmar todo aquel que haya asistido alguna vez a este gran premio. Esperemos que esté pronto de vuelta", añadía el multimillonario británico, que fue informado por la mañana, cuando le telefoneó el heredero a la corona.

Según la Federación Internacional del Automóvil (FIA), la decisión se tomó de forma consensuada entre las cuatro partes implicadas, por lo que apoya plenamente la medida que se ha adoptado. "La decisión es fruto de la estrecha cooperación entre la FIA, la Formula One Management [poseedora de los derechos del campeonato], la Federación del Motor de Bahréin y el circuito de Sakhir", agregaba la federación internacional.

Mientras todo eso ocurría, los motores de los bólidos aún retumbaban en Montmeló. Al conocerse la noticia de la suspensión de la carrera, fueron muchos los pilotos que se sumaron a la postura de Mark Webber, que el domingo fue el primero en reconocer abiertamente que no le parecía apropiado desplazarse para celebrar un acontecimiento deportivo en un país en el que está muriendo gente.

"Ahora mismo, allí están sucediendo cosas preocupantes. En un momento como este no podemos ir a Bahréin con una carrera de fórmula 1. Ni por los aficionados del país ni tampoco por los aficionados de todo el mundo que nos estarían viendo por televisión", argumentó Felipe Massa tras lograr situar su Ferrari F150th en lo más alto de la tabla de tiempos. El brasileño ha ganado dos veces en Sakhir. "Es un país que me gusta y siempre me apetece correr allí. Pero es mejor que lo hagamos cuando se recupere la tranquilidad", recomendó el corredor de los monoplazas de Il Cavallino Rampante.

"Se ha tomado la decisión correcta teniendo en cuenta lo que está pasando, así que ahora debemos mirar hacia Melbourne", repitió Webber con una mezcla de sensaciones: tristeza por no poder correr en Bahréin y a la vez alegría por hacerlo ante su público en Australia, la cita que abrirá ahora la temporada. "Siempre estoy deseando que llegue ese día", dijo.

A esa tesis se sumaron Eric Boullier, responsable de la escudería Lotus Renault -"creemos que la decisión tomada es sabia y la apoyamos plenamente"- y John Booth, jefe de Virgin -"asistimos con tristeza a los acontecimientos que se están desarrollando en Bahréin; hay cosas mucho más importantes en juego que la posibilidad de que se dispute una prueba deportiva"-.

Últimas pruebas en Montmeló

En el calendario de los departamentos de logística de los equipos, el día de mañana estaba marcado con una equis. En esa fecha, un convoy formado por varios aviones cargados con los monoplazas iba a despegar de los aeropuertos de Londres y Múnich con rumbo a Bahréin, escenario que, además de la primera carrera del curso, también debía albergar los últimos ensayos de la pretemporada, previstos entre el 3 y el 6 de marzo, una semana antes del inicio del Mundial. La cancelación de la carrera llevó implícita la de los entrenamientos, de forma que los equipos, agrupados en su organización (FOTA), se reunieron de urgencia para buscar otro circuito en el que llevar a cabo las últimas pruebas. Finalmente, la pista elegida es Montmeló y las fechas entre el 8 y el 11 de marzo.

A finales de la semana pasada, ante la posibilidad de que la suspensión del ensayo pudiera llegar a producirse, la FOTA ya pidió disponibilidad de fechas al Circuit de Catalunya. "Nosotros tenemos voluntad de servicio y si la F-1 nos pide algo hacemos lo posible para ofrecérselo", decía a este diario Vicenç Aguilera, presidente del Consorci del Circuit. A la postre, el pálpito de la FOTA se ha cumplido y la negociación entre las distintas escuderías no fue fácil debido al choque de intereses entre unas y otras. Ferrari y Red Bull querían retrasar el último entrenamiento de la pretemporada tanto como fuera posible porque sus departamentos técnicos tienen previsto incorporar a sus monoplazas una gran mejora.

Su objetivo era realizar ese test lo más pegado posible a la primera carrera para tratar de evitar que los demás equipos copiasen sus soluciones. Para las estructuras más pequeñas, la mejor opción era la de alargar unos días más las pruebas que finalizaron ayer en Montmeló para abaratar al máximo los costes. Incluso se llegó a barajar la posibilidad de realizar los ensayos por separado, lo que fue descartado porque Pirelli, el nuevo suministrador de neumáticos, no tiene suficiente capacidad logística para ello.

Calendario 2011

- 13-3: GP de Bahréin (suspendido).

- 27-3: GP de Australia.

- 10-4: GP de Malasia.

- 17-4: GP de China.

- 8-5: GP de Turquía.

- 22-5: GP de España (Montmeló, Barcelona).

- 29-5: GP de Mónaco.

- 12-6: GP de Canadá.

- 26-6: GP de Europa

(Valencia)

- 10-7: GP de Reino Unido.

- 24-7: GP de Alemania.

- 31-7: GP de Hungría.

- 28-8: GP de Bélgica.

- 11-9: GP de Italia.

- 25-9: GP de Singapur.

- 9-10: GP de Japón.

- 16-10: GP de Corea del Sur.

- 30-10: GP de India.

- 13-11: GP de Abu Dabi.

- 27-11: GP de Brasil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de febrero de 2011

Más información