Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apagón en el nuevo hospital La Fe en su primer día de funcionamiento

El nuevo hospital La Fe de Valencia sufrió ayer por la tarde una avería eléctrica que se tradujo en un apagón generalizado en buena parte de una de las torres de hospitalización. Numerosas habitaciones y zonas comunes quedaron a oscuras hacia las 18.45 debido a lo que fuentes de la Consejería de Sanidad describieron como un corte inducido por el sistema de seguridad del centro hospitalario al detectar una sobrecarga en la red. Estas fuentes comentaron que la demanda eléctrica en el centro no había llegado aún a los consumos que se registraron ayer, por lo que se produjo un "exceso de celo" del sistema de seguridad, que está diseñado para, en situaciones de riesgo, cortar la alimentación de habitaciones y zonas comunes para proteger las áreas más sensibles con pacientes en estado delicado.

Así, al alcanzar el mayor pico de consumo, el sistema desconectó los diferenciales que alimentan las zonas de alumbrado de las habitaciones de la torre G (la más cercana al edificio de docencia). Sanidad indicó que cortes de este tipo no afectan al funcionamiento del equipo sanitario de las habitaciones como el oxígeno o los goteros, que cuentan con baterías.

Pacientes sin cenar

La alimentación se fue restableciendo de forma progresiva hasta que a las 21.30 la red funcionaba con normalidad, según Sanidad. A esas horas, algunos pacientes que se pusieron en contacto con este diario indicaron que aún no se les había servido la cena.

Esta incidencia se produjo el primer día de funcionamiento ordinario del centro después de que el domingo tuviera lugar el traslado a las nuevas dependencias de Malilla de 158 pacientes hospitalizados en las antiguas instalaciones del barrio de Campanar y que se abriera el servicio de urgencias. Con esta operación concluyó la fase más delicada de la mudanza que se inició el domingo anterior con el traslado del centenar de enfermos ingresados en los pabellones maternal e infantil de la anticuada ciudad sanitaria.

Ambos traslados sufrieron dos semanas de retraso debido a la incidencia de la gripe. También se ha aplazado la puesta en marcha del servicio de laboratorio, por lo que las pruebas más complejas (las biopsias, por ejemplo) se seguirán remitiendo a Campanar hasta que esté operativo el servicio en Malilla, a principios de verano como pronto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de febrero de 2011