Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:RETRATO... JUAN ANDRÉS GIL GARCÍA | Elecciones municipales

Un doctor en transfuguismo

El candidato del PP en Tarifa ha encabezado las listas de IU, PA y TAIP

Juan Andrés Gil García nació hace 55 años en la pedanía de Facinas (Tarifa, Cádiz). Desde muy joven se dedica a los negocios de hostelería y en la actualidad trata de compaginar su carrera política con la única empresa que aún regenta junto a otros familiares, la discoteca Jaro. Después de 22 años en la actividad política, este empresario se presenta por segunda vez como candidato del PP a la alcaldía de Tarifa.

Pero para él cada proceso electoral es nuevo. No en vano, ha sido cabeza de cartel de cuatro formaciones distintas: por el Partido Andalucista, IU, Tarifa Agrupación Independiente Popular (TAIP) y Partido Popular. Ha sido alcalde con IU, en 1999, y con TAIP, en 2003, lo que le ha colgado el sobrenombre de doctor en transfuguismo. Algo que no parece importarle mucho. Siente "vocación de político local" y considera que siempre ha trabajado "honestamente" y con un único objetivo: "la ciudad de Tarifa", de unos 18.000 habitantes..

"Tengo amigos y votantes en todas las opciones por las que he pasado"

Para Gil, "en todo este tiempo dedicado a la política, lo peor han sido las campañas personales de desprestigio". Personalmente, da gracias a la vida por haber vuelto a nacer un 22 de septiembre de 2008, cuando sufrió un grave accidente de tráfico cuando conducía su motocicleta de gran cilindrada y colisionó contra un turismo.

Afronta esta nueva campaña electoral con más ilusión que hace cuatro años. "En las anteriores fui candidato del Partido Popular, pero estaba recién llegado al partido y con una oferta dividida". Y es que, en 2007, gran parte del electorado de derechas estaba fragmentado entre el PP y el TAIP, que no logró representación municipal.

Las elecciones las ganó el PSOE con ocho concejales, uno menos que los populares. Los socialistas gobiernan en coalición con Izquierda Unida. El PA sacó un edil.

El candidato popular está convencido de que el próximo 22 de mayo tendrá un respaldo "mayoritario" y no como en 1999 cuando con tan sólo 507 votos, como cabeza de cartel de Izquierda Unida, llegó a alcanzar la alcaldía, gracias a un pacto tripartito con sus posteriores formaciones políticas (TAIP y PP), lo que alejó de la alcaldía al PSOE, la única formación en la que no ha militado.

Juan Andrés Gil tiene claro como contentar a los tarifeños. Su principal oferta electora es la misma que la del resto de los aspirantes: la creación de empleo. Y para ello, dice contar con una "buena fórmula", aunque no una varita mágica. "Hay que ayudar a los sectores tradicionales, como la pesca y la agricultura, pero el gran motor de la economía en Tarifa, durante los últimos años, es el turismo", afirma Gil. "Debemos tener claro que lo que nos ha diferenciado de otros sitios es el turismo específico, basado en los deportes náuticos y en las actividades verdes, no el turismo de sol y playa", subraya el candidato, quien se queja de la "falta total de iniciativas para que, el turismo sea el motor de desarrollo de esta ciudad".

A pesar de sus cambios ideológicos, Juan Andrés Gil saca pecho a la hora de defender las decisiones políticas que le llevaron a doctorarse en transfuguismo, porque considera que la gente siempre ha confiado en él. "Objetivamente puedo decir que en los partidos políticos en los que he estado siempre he marcado la cima del apoyo popular".

"Nadie ha tenido más apoyo que yo cuando he sido su candidato y, como persona tengo amigos y votantes en todas las opciones por las que he pasado", presume Gil. Según él, en la política local, "los partidos son instrumentos y lo importante son las personas".

A pesar de ello, cree que, "el Partido Popular es un elemento muy útil". Por eso espera que este sea su último proyecto político, a pesar de que no lo asegura rotundamente: "Espero que sí, porque se dan todas las premisas. Estoy identificado con el proyecto y me encuentro cómodo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de febrero de 2011