Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un colegio de Ames duplica el aforo de alumnos para el que se construyó

Los padres llevan más de tres años solicitando a Educación que edifique un nuevo centro en lugar de "poner parches que no solucionan el problema"

Por norma, los centros educativos de Galicia se van despoblando al mismo ritmo que lo hacen los núcleos rurales. La excepción a esa regla está en el Ayuntamiento de Ames, concretamente en el CEP Ventín de O Milladoiro. Más de 30 años después de su inauguración, el centro ha duplicado el número de alumnos. Aunque las reivindicaciones de los padres solicitando un nuevo centro se vienen repitiendo desde hace años, a día de hoy no está muy claro cuando se van a llevar a cabo estas obras, ya que según la Consellería de Educación todavía están esperando a que el Ayuntamiento de Ames habilite un terreno.

Las reformas durante el verano se han convertido ya en tradición. Con ellas se pretende ir ganando algo de espacio para las aulas a costa de quitárselo a otros lugares. O lo que es lo mismo, ganar tiempo dividiendo una vez tras otra un mismo espacio en aulas cada vez más achicadas. Según la Consellería de Educación, el último arreglo se hizo por "decisión conjunta de todos los agentes implicados", aunque no especifica a qué agentes se refiere. Por su parte, tanto los profesores como el representante de los padres, Xabier Barral, no parecen aprobar esta última "chapuza". La solución para ganar espacio donde impartir clase consistió esta vez en quitárselo al comedor. Según Barral, se trata de unas aulas que son propiedad del Ayuntamiento, que usaba como lugares donde desarrollar servicios de conciliación familiar. Estas actividades tienen lugar a primera hora de la mañana y por las tardes. Ahora ese servicio se ha trasladado al patio del colegio. Si llueve, se refugian en el pabellón o en aulas del colegio que no están habilitadas para esas actividades. Tampoco el profesorado se muestra satisfecho: "La última ampliación consistió en eliminar el espacio de ocio que los alumnos tenían en el comedor para convertirlo en aulas que no reúnen los requisitos mínimos exigidos".

El próximo curso 28 alumnos se quedarán sin plaza en el centro

Trozos de pasillo que se han reconvertido en aulas de Pedagogía Terapéutica o aulas de informática reducidas a la mitad. La tentativa de no ceder a las presiones de los padres se ha llevado hasta el último extremo, pero ahora "ya no hay espacio material". Los padres se quejan de que a día de hoy hay 80 solicitudes de plaza para el próximo curso, y solo dejan el centro 52 chavales de sexto de primaria. De modo que el número de alumnos se incrementaría en 28 niños que no podrían tener plaza en Ventín.

En junio del año pasado los padres de todos los centros de O Milladoiro, así como otras asociaciones de la zona, firmaron un manifiesto que exigía la construcción de un nuevo colegio y un instituto. Ahora, el claustro de profesores se une a las protestas y apoya las movilizaciones previstas. "No entendemos la desidia y la irresponsabilidad de la Consellería y del Ayuntamiento, la situación no es nueva", explican en un comunicado. También los sindicatos se unen a las protestas. La siguiente cita será el jueves 24 a las 20.30 ante la casa consistorial, donde se celebrará un pleno para tratar este tema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2011