TELEVISIÓN

Terapia de choque a 'Hospital Central'

Tras 10 años en antena, la serie médica incorpora nuevos actores y estilos

Hospital Central se somete a una operación a vida o muerte. La nueva etapa de la serie más longeva de la televisión española -se estrenó el 30 de abril de 2000- llega a Telecinco esta noche (22.30) con importantes cambios con el fin de hacer frente al evidente desgaste experimentado por la ficción después de más de 10 años en antena. El curativo tratamiento de choque para los próximos episodios de la 19ª temporada pasa por un planteamiento narrativo más innovador, la incorporación de personajes -que encarnarán actrices de la talla de Adriana Ugarte, Concha Velasco o Victoria Abril-, una realización más sobria y moderna y una potente banda sonora que subraye los momentos dramáticos a cargo de Víctor Reyes (Buried, Ángel o demonio).

La longeva ficción de Telecinco quiere potenciar el melodrama

Uno de los males endémicos de las últimas entregas era el excesivo número de personajes (alrededor de 18). Cada uno de ellos además tenía una o varias tramas personales de largo recorrido que, sumadas a las capitulares, hacían que los guiones tuviesen una profusión de historias y poco tiempo para profundizar en ellas. Por otro lado, los casos médicos se contaban desde el punto de vista del paciente, lo que hacía que buena parte del interés potencial recayese en personajes desconocidos para el espectador. Propuesta arriesgada que provocaba el desinterés del público. Reducir el número de protagonistas, de modo que sean menos las tramas personales que se abarquen y más el tiempo que se dedique a cada una de ellas es una de las prescripciones facultativas. También se ha optado por condensarlas en forma de miniseries de varios capítulos que concentren mejor el recorrido dramático, con cameos de actores conocidos.

Cristina Castilla, productora ejecutiva de la ficción médica, explica que en este radical lavado de cara se ha elegido utilizar "tramas espejo", es decir, tramas médicas al servicio de los protagonistas que sirvan para representar sus conflictos personales. "De este modo, conseguiremos que los asuntos médicos no les sean indiferentes al espectador, opina Castilla, que asegura que con estos cambios se quiere potenciar "el melodrama", lo que a su juicio supone "ser más fiel al concepto de Hospital Central".

La operación reciclaje también ha llegado a la realización. La ficción nació en otra década, en la que los movimientos de cámara en un entorno de ansiedad (urgencias de un hospital) eran muy bien recibidos, como una innovación formal, como algo moderno que le daba más ritmo a la serie. "Hay referentes de series estadounidenses como Anatomía de Grey o Mercy, donde se vuelve a dar más peso a los vaivenes íntimos de los protagonistas, y donde se recupera un estilo más sobrio, y más moderno, con más trípode y menos travellings".

Toda esta renovación tiene un objetivo: reflotar la serie. Hospital Central ha vivido en los últimos tiempos un cúmulo de avatares. Hace un año se paralizó la emisión de su 18ª temporada, que había comenzado en octubre de 2009, por su baja audiencia; lo que hizo peligrar su continuidad. En noviembre de 2010 volvía con episodios ya grabados, y ahora estrena otra etapa tras pasar por la UVI y abordar una reestructuración que le ayude a subir unos índices que no pasan del 13,2% de cuota y los 2,3 millones de seguidores, según datos de Barlovento Comunicación.

Jordi Rebellón (doctor Vilches) en primer término, con algunos de los protagonistas de <i>Hospital Central. </i>
Jordi Rebellón (doctor Vilches) en primer término, con algunos de los protagonistas de <i>Hospital Central. </i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS