Elecciones Municipales y Autonómicas

Los políticos valencianos más ricos

El presidente de la Diputación de Castellón declara bienes por valor de 3,9 millones

Son políticos millonarios. En algunos casos ya eran ricos de familia antes de dedicarse a la res pública, en otros casos una dilatada carrera política y una buena gestión les ha permitido acumular un patrimonio más que razonable. Y solo en casos excepcionales, una suerte increíble y una actuación fiscal polémica los ha convertido en millonarios.

La publicación de la declaración de bienes de los alcaldes y concejales de la mayoría de los ayuntamientos ha desvelado que el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, es el más rico. Fabra, que siempre ha defendido que la riqueza se mide por la capacidad de endeudamiento, también ocupa uno de los primeros puestos por este concepto.

Más información

La lista no está completa, porque faltan todavía un buen número de ayuntamientos, como el de Alicante, que todavía no han publicado la relación de bienes de sus ediles. Y también faltan algunos concejales, que se han retrasado a la hora de aportar su relación de bienes.

Sin embargo, de lo conocido, nadie ha superado el patrimonio declarado por Fabra, al que le siguen el concejal y ex alcalde de Xàbia Juan Bautista Moragues, con un patrimonio de 2,7 millones de euros, y el edil del Bloc en El Campello, Vicent Rubio, con 2,5 millones de euros.

La lista de los millonarios continua con el concejal de Pedanías de Valencia, Vicente Aleixandre (PP), que declara un patrimonio de 2,25 millones. Una cifra muy similar a la presentada por la alcaldesa de Carlet y senadora, la popular María Ángeles Crespo, que declara 2,24 millones de euros.

En los patrimonios superiores a un millón de euros destacan la concejal y presidenta del Palau de la Música de Valencia, Mayrén Beneyto (PP), con 1,6 millones de euros y el alcalde de La Vall d'Alba (Castellón), Francisco Martínez, con 1,5 millones euros.

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau, declara 1,4 millones de euros, repartidos casi a partes iguales entre inmuebles y otros bienes, mientras que la alcaldesa popular de Carcaixent y diputada autonómica, Lola Botella, que reconoce tener un patrimonio de 1,1 millones.Una cifra que se queda bordeando, el alcalde de Xàtiva y presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, que declara un patrimonio de 971.000 euros, y el alcalde popular de Beniarjó, Salvador Enguix, con 932.000 euros.

Esta es la primera vez -a instancias de una ley impulsada por el consejero de Ciudadanía, Rafael Blasco, en plena crisis por los escándalos de corrupción- que los concejales valencianos se ven obligados a difundir su declaración de bienes. Una obligación que ya habían cumplido los diputados a Cortes Valencianas.

Las declaraciones ahora publicadas permiten, en algún caso como el de Carlos Fabra, contrastar los datos con otras anteriores.

Ahora, Carlos Fabra ha declarado poseer un patrimonio de 3,9 millones de euros. De estos, 600.000 euros corresponden al valor catastral de su participación en bienes inmuebles. En 2004, su patrimonio ya tenía un valor semejante, de acuerdo con la documentación que consta en el juzgado número 1 de Nules, que ha imputado a Fabra por cohecho, tráfico de influencias y fraude fiscal.

En su última declaración hecha pública, Fabra reconoce tener, además de los inmuebles, otros 3,3 millones de euros en otros bienes sin especificar, aunque la declaración de 2003 en las Cortes Valencianas afirmó tener miles de acciones, sin especificar su valor, del Banco Valencia, BBVA, BSCH, Repsol, Endesa, Altadis, Inditex, Deutsche Telekom y otras carteras de inversión. Hay que tener en cuenta, además, que entre una declaración y otra, Carlos Fabra logró en 2008 dos millones de euros de un primer premio de la Lotería Nacional. El mayor de los premios ganados que se le conocen.

El presidente de la Diputación de Castellón declara 1.7 millones en créditos y unos ingresos anuales de 158.092 euros, procedentes de su sueldo público y de su actividad en una asesoría.

En el Ayuntamiento de Castellón, Carlos Fabra, también es el más rico, ya que a mucha distancia figura el socialista Nuño Jiménez, que cifra su activo en 515.981 euros (de ellos, 230.981 por bienes inmuebles y 285.000 por otros bienes) y ningún pasivo, con unos ingresos anuales de 28.000 euros. Y más lejos aún el vicealcalde y portavoz del PP, Javier Moliner, que cifra sus bienes en 398.191 euros (de los que 80.370 son de bienes inmuebles y 317.820 de otros bienes) y sus deudas en 104.320 euros, mientras que por actividades declara 77.862 euros.

En la provincia de Alicante los cargos públicos más acaudalados, según las declaraciones publicadas hasta ahora, Juan Bautista Moragues, incombustible ex alcalde y, en la actualidad, concejal del PP en el Ayuntamiento de Xàbia, y el edil de Territorio de El Campello Vicente Rubio, del Bloc, han mantenido durante años una estrecha relación con el ladrillo.

Sendos concejales desarrollan su función política en dos ayuntamientos donde el urbanismo ha sido el telón de fondo de dos mociones de censura, en cuyo desarrollo Moragues y Rubio tuvieron un activo protagonismo.

Juan Bautista Moragues lleva más de dos décadas en la vida pública y la mitad de ese tiempo ha sido alcalde de Xàbia, cargo en el que se ha intercambiado con su actual titular, Eduardo Monfort, de la coalición Bloc-Centristes. Desde la alcaldía Moragues impulsó el plan general de ordenación urbana de 1990, que prevía 48.000 nuevas casas. En 2005, el Ayuntamiento de Xàbia llegó a adjudicar un PAI en L'Arenal a una firma de Moragues, quien esa fecha presidía aún la alcaldía.

El devenir político del concejal de El Campello Vicente Rubio también ha estado ligado a las mociones de censura y el urbanismo. En 2004, el edil, elegido en las listas del Bloc, aupó al PP al poder mediante un voto de censura. Rubio fue expulsado de la formación nacionalista, pero mantuvo el área de Urbanismo en el nuevo gobierno local. En el siguiente mandato se integró en la candidatura del PP. Rubio ha tutelado un nuevo planeamiento urbano en el municipio, que prevé unas 50.000 nuevas casas.

Herencias y terrenos

Entre los ricos de la política, los hay que ya lo eran antes de dedicarse a ella. El concejal de Pedanías de Valencia, procedente de una familia agrícola, acumula tierras y ahorros, que combina con su actividad empresarial en el sector hostelero y una empresa de transporte agrícola.

También las alcaldesas de Carlet y Carcaixent acumulan un notable patrimonio en propiedades, mientras que otros altos cargos, como Alfonso Rus, han mantenido y aumentado su patrimonio gracias a la actividad empresarial.

Los datos conocidos revelan, como parecía previsible, que la mayoría de millonarios están en el Partido Popular, pese a que en ese partido también haya declaraciones de patrimonio mucho más modestas. Del mismo modo que, entre los políticos de izquierdas, también figuran patrimonios de consideración junto a los modestos, aunque sin alcanzar cifras de más de un millón de euros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción