Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas llevarán al fiscal la contaminación en Valencia

Ecologistas en Acción denunciará a la fiscalía el traslado de las estaciones medidoras de la contaminación llevado a cabo por el Ayuntamiento de Valencia en los últimos años. Según Luis Cerrillo, portavoz de esta organización, varias de estas estaciones se han cambiado de calles y avenidas de tráfico intenso a zonas verdes. "Estamos recogiendo la documentación necesaria y después de Fallas lo llevaremos a la Fiscalía de Valencia", dijo. El anuncio de Ecologistas en Acción llega en plena polémica por los altos niveles de contaminación que afectan a Madrid o Barcelona. La Fiscalía de Medio Ambiente investiga si la toma de datos del Consistorio respeta las directivas europeas, pues al igual que en Valencia, en Madrid también se trasladaron de lugar una serie de estaciones.

Carmina del Río, concejal de la oposición socialista en el Ayuntamiento, insistió ayer en que el alejamiento de las estaciones medidoras de los puntos más densos de tráfico siembra de sospecha los registros oficiales. El Ayuntamiento de Valencia, gobernado por el PP, asegura, por su parte, haber cerrado el año 2010 con niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) por debajo de lo exigido por la Unión Europea.El Consistorio insiste en que los valores registrados en Valencia están dentro del límite y asegura que la situación en que se encuentra Valencia favorece la dispersión de los agentes contaminantes. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha llegado a decir que el régimen de brisas ayuda a que la atmósfera no se cargue.

La Fiscalía de Medio Ambiente, que coordina Antonio Vercher, ya ha anunciado que extenderá la investigación sobre el maquillaje de los datos de contaminación fuera de Madrid. La fiscalía indaga ahora "entre las ciudades más contaminadas", lo que puede incluir a Barcelona, Sevilla, Valencia o Bilbao. El portavoz de Ecologistas en Acción en Valencia, Luis Cerrillo, asegura que la mayoría de las estaciones repartidas por la capital no miden el tráfico y recuerda cómo el medidor situado en la plaza de España se trasladó a la zona de Viveros. O cómo la estación cercana a Nuevo Centro se llevó a la ahora denominada Molí del Sol, en el parque de Cabecera. Y hay otros casos. "Creemos que ha sido una política consciente de ocultación", dijo Cerrillo, quien recuerda que el único panel donde se informaba del grado de contaminación en el centro de la ciudad hace tiempo que se eliminó.

Datos por encima

La concejal socialista Del Río denuncia que el Consistorio se comprometió hace años a redactar un plan de acción contra la contaminación "que nunca se ha hecho". Del Río, con los datos on line que proporciona día a día y hora a hora la Consejería de Medio Ambiente de la Generalitat sobre la acumulación de agentes contaminantes, destacó ayer que se sobrepasan de largo los niveles recomendados por la Comisión Europea, que para 2010 establecía un máximo de 40 microgramos de dióxido de nitrógeno. En horas punta, los niveles de este agente superaban ayer los 40 microgramos, puso Del Río de ejemplo.

Según los expertos en contaminación ambiental, la situación anticiclónica que vive buena parte de España, también la Comunidad Valenciana, eleva los niveles del dióxido de nitrógeno y dificulta su dispersión. "La época peor suele ser el otoño o invierno", reconoció ayer uno de estos especialistas. Las autoridades están obligadas a mandar alertas a la población cuando se superan los 400 microgramos por metro cúbico de NO2 o dióxido de nitrógeno, un elemento irritante para las personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2011