Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiebre Q causa 18 muertos en Holanda

Tres años después de que apareciera el brote, el Gobierno holandés ha decidido vacunar a la población en riesgo de contraer la fiebre Q, una infección bacteriana transmitida, sobre todo, por cabras, ovejas, vacuno y mamíferos domésticos. La zoonosis es la más grave de su clase en el mundo y ha causado 18 muertes. Otras 4.000 personas están registradas oficialmente como enfermas.

Constatada en 2007 en las granjas de ganado caprino, solo un año después empezó a vacunarse a las cabras lecheras en el sureste del país, la zona más afectada. Desde 2009 han sido sacrificados unos 50.000 ejemplares en el territorio nacional.

El año pasado, los ministerios de Sanidad y Agricultura fueron criticados en el Parlamento por su "lenta gestión" del brote. De su lado, las asociaciones de enfermos señalaron que el "interés económico y el temor a las pérdidas del sector había primado sobre los peligros sanitarios". El Gobierno holandés negó que así fuera.

Durante la actual campaña de vacunación, figuran en primera línea los enfermos cardiovasculares. La fiebre Q provoca abortos a las cabras, que no presentan otra sintomatología externa. La bacteria que la causa, la Coxiella burnettii, es liberada en el aire, sobre todo durante el parto de los animales, y permanece largo tiempo en las zonas afectadas. Además de la placenta se halla en las heces, orina y leche seca.

Las personas, en especial residentes en las áreas infectadas, o bien trabajadores del ramo, pueden inhalar las partículas y desarrollar una especie de gripe fuerte. A largo plazo, es posible que derive en una endocarditis grave (inflamación de las válvulas y cámaras del corazón).

La vacuna ofrece cinco años de protección. No se recomienda a las embarazadas y menores de 15 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2011