La Tabacalera se reúne para estudiar cómo 'reinventarse'

El centro social autogestionado La Tabacalera, en Lavapiés, celebró ayer una asamblea extraordinaria para tratar los déficits organizativos y comunicativos propios del modelo "complejo y experimental" actual. El panorama lo ilustra bien una de las frases de los trípticos que ayer se repartían por centenares en la antigua fábrica de cigarrillos: "En el principio no era la Asamblea sino el caos, como en el Big Bang". Uno de los asistentes reconoció la dificultad de "definir y gestionar lo común" -la economía, los turnos, los horarios o la zona central de la nave-. "Es difícil transmitir a todo el mundo qué es La Tabacalera".

Uno de los objetivos de la asamblea fue explicar cómo se organiza La Tabacalera. Para ello se proyectaron dibujos y bocetos de una flor con tentáculos. A grandes rasgos, la flor representa el centro; los pétalos, las diversas naves y los tentáculos las seis líneas de trabajo (Economía, Programación, Social, Cultura Libre, Participación y Bienestar).

La reunión se celebró a falta de 23 días para que expire el contrato de cesión entre el colectivo de artistas y activistas del barrio y el Ministerio de Cultura. "El ministerio valora el proyecto", afirman desde La Tabacalera, de modo que dan por hecho "la continuidad y expansión del centro social". Los responsables del centro apostaron por "pensar juntos" un nuevo acuerdo y propusieron prorrogar la cesión a través de un acuerdo de proyecto institucional, en este caso autogestionado, como ocurre con los museos o las casas de la cultura. Una de las condiciones del nuevo pacto es que la duración de la cesión no esté limitada, sino que sea "la necesaria".

Asamblea en el centro social autogestionado La Tabacalera para hacer balance del proyecto.
Asamblea en el centro social autogestionado La Tabacalera para hacer balance del proyecto.GORKA LEJARCEGI
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS