Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela veta al presidente canario, Paulino Rivero

Las buenas relaciones entre Canarias y Venezuela han quedado rotas en 24 horas. Las desavenencias se suscitaron después de que el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero (Coalición Canaria), reivindicara los derechos de los inmigrantes y descendientes de canarios en Venezuela que han sido expropiados por el Ejecutivo de Hugo Chávez.

En una entrevista concedida al rotativo El Universal el pasado fin de semana, cuando se encontraba en el país americano de visita, Rivero incidió en la necesidad de que los canarios expropiados recuperen sus derechos. La respuesta del Gobierno venezolano no se ha hecho esperar: el viceministro de Relaciones Exteriores, Temir Porras, utilizó su twitter para declarar a Rivero persona non grata. "El presidente de la Comunidad Canaria clausura una visita privada con una rueda de prensa. Privada o no, que sepa que esta fue la última", indicó Porras.

Rivero difundió ayer un comunicado en el que asegura que continuará "defendiendo los derechos de los canarios en Venezuela y donde haga falta". "Desde aquí, en Caracas o en Pekín", subraya. Reiteró su crítica a Chávez por expropiar tierras de los descendientes de canarios y responsabilizó también al Gobierno de España por actuar con "tibieza" en este asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2011