Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL APOYO DE LOS SINDICATOS | Un acuerdo histórico

Méndez y Toxo valoran que es un "remedio eficaz" para luchar contra la crisis

Para UGT y CC OO, el acuerdo social y económico que suscribieron ayer es un buen instrumento para luchar contra la crisis. "Un remedio eficaz", en palabras del líder de UGT, Cándido Méndez. "Ha merecido la pena", valoró su homólogo de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo.

A priori, estas palabras entraban dentro del guión. Pero detrás de ellas había algo más. Lo aclaró Méndez: "Frente a quienes pretenden considerar que la obediencia debida a los mercados es la única manera de combatir la crisis, la cifra de paro adversa de hoy [por ayer] pone de manifiesto hasta qué punto había que salir de la inercia de las medidas unilaterales del Gobierno".

En la memoria de los sindicatos todavía está la reforma laboral, y la huelga general que desencadenó, que en su opinión ha sido un factor clave para llegar a un día de unión como el de ayer. "Para nosotros, el 2 de febrero no se entiende sin la fecha del 29 de septiembre

[día del paro general]", explicó Méndez, el más veterano de quienes sellaron ayer el pacto, como él mismo recordó en su discurso.

Para hacerse una idea de la importancia del acuerdo, Fernández Toxo afirmó que la trascendencia de la reforma de pensiones -el pilar básico sobre el que se sustenta el pacto- es similar a la de los tres acuerdos anteriores sobre reformas de la Seguridad Social.

Como los líderes empresariales, los sindicalistas subrayaron la importancia de la reforma de la negociación colectiva: la primera tarea que les marca la reforma laboral y, ahora también, el pacto social. "Soy de los convencidos de que en la negociación colectiva hay más potencial para mejorar la competitividad de la economía española que en cualquier reforma laboral", puntualizó Toxo, recuperando uno de sus argumentos favoritos para hablar de los males que aquejan al mercado laboral español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de febrero de 2011