Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González pide una rápida reforma de las cajas "porque frenan el desarrollo"

Admite que estudia comprarlas para aumentar un 50% su cuota de mercado - El BBVA gana un 9,4% más en 2010 y contiene la morosidad en el 4,1%

El presidente del BBVA, Francisco González, descubrió ayer parte de sus cartas en la partida que mantiene con el sistema financiero. Lo que dejó ver refleja una estrategia clara. Quiere aumentar la cuota de mercado un 50% en tres años, del 10% al 15% y volver así a posiciones que tuvo en los años noventa. "Desde que soy presidente he visto cómo perdíamos cuota todos los años", confesó.

El segundo banquero español acusó a las cajas de tres cosas: romper el mercado con bajos precios, ser un obstáculo para el desarrollo económico y encarecer los préstamos que pide España (y la banca) en los mercados. Así, pidió la "rápida reestructuración de las cajas" para eliminar "la incertidumbre que nos cuesta dinero cada día. Hay que crear un sistema financiero eficiente, sólido y estable". González atribuyó esa factura a las cajas y la cifró en 1,7 puntos porcentuales: "La prima de riesgo debería ser de 30 puntos básicos y es de 200 puntos".

González alaba las reformas del Gobierno, pero le pide más ambición

Cree que lo peor de la crisis ha pasado. "Veo luz al final del túnel", afirma

En la reestructuración quiere participar el BBVA. "Vamos a comprar cosas en España, probablemente", aseveró durante la presentación de los resultados. Ante las continuas preguntas sobre el interés por las cajas, González quitó hierro a su afirmación: "No estamos interesados en nada, salvo que tengamos que estar interesados en algo".

Preguntado por la entrada de capital privado en las cajas, el primer ejecutivo del BBVA comentó: "¿Inversores extranjeros en las cajas? Por supuesto. La inversión extranjera creado enorme riqueza. Prefiero que vengan inversores serios que aporten gestión antes que los especuladores, pero a nadie se le puede cerrar la puerta". González cree que el Gobierno -con el que dejó entrever que se había reunido- va por el buen camino en la reforma financiera, pero le pidió "más rapidez" y que "amplíe los objetivos, para ser más ambicioso sin dejarse secuestrar por intereses particulares".

"Aquí se ha hecho competencia con márgenes no competitivos, los más pequeños de los países desarrollados. Los malos agentes han contaminado a los buenos y se han pagado precios muy bajos", advirtió. El primer ejecutivo del banco negó que los precios de los productos fueran a subir tras la desaparición de entidades, pero recordó que quienes los han tenido más baratos (en alusión a las cajas) "han pasado ahora una gran factura a todos por las ayudas públicas".

El lunes pasado, Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid, criticó el desequilibrio que supone que se exija más capital a las cajas sin cotizar. González apuntó: "cada uno habla por sus intereses. A mí me parece bien".

Respecto a la situación macroeconómica, González estuvo más optimista que en ocasiones anteriores. "Por primera vez en tres años veo luz al final del túnel. Se ha dejado atrás lo peor, pero hay que seguir con reformas amplias", en alusión a la laboral. Dijo que el mayor problema era crecer y empezar a crear empleo.

La Audiencia de Navarra dictó hace días que una hipoteca del BBVA debía saldarse solo con el valor de piso, aunque fuera menor que la deuda. González dijo que este fallo supone inseguridad jurídica y que si se adoptaba esta fórmula "las hipotecas serán más caras. En España los precios son los más bajos del mundo".

La entidad anunció un beneficio neto de 4.606 millones, un 9,4% más. González consideró que la mejoría se debía a la adecuada diversificación geográfica y de negocios. La cuenta refleja un incremento de gastos de personal (163 millones) y en tecnología (380 millones) que se compensa con menores dotaciones de 1.076 millones. El año pasado, el BBVA anticipó estas provisiones. Al mantener el saldo de morosos en 15.685 millones, no necesita más.

El core capital (capital de máxima calidad) se situó en el 9,6% por la ampliación de capital realizada para comprar el 24,9% del banco turco Garanti. Tras la adquisición, se rebajará al 8,6%, más de lo que exigirá el Gobierno. El consejero delegado, Ángel Cano, explicó que el riesgo con promotores en España ascendía a 16.608 millones, un 8% del crédito total, del que el 21,3% era moroso.

Respecto al reparto del beneficio por las áreas de negocio, la distribución se desdibuja porque el banco ha cargado pérdidas de 1.245 millones (12 veces más que en 2009) a las "actividades corporativas". Estos números absorben gastos en tecnología, deterioro de activos y de tipos de interés, que no aparecen en sus respectivas áreas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de febrero de 2011