Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena de seis meses para un controlador militar

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a seis meses de prisión impuesta a un controlador aéreo militar por un delito de desobediencia al abandonar su puesto pese a que un superior le había ordenado que continuara para atender el aterrizaje de un helicóptero averiado.

Los hechos ocurrieron el 6 de agosto de 2007 en la base de El Copero (Sevilla). El controlador, un brigada, comunicó que finalizaba su jornada y cerraba la torre a su superior. Este le ordenó que continuara en su puesto hasta la llegada de un helicóptero de Melilla que había retrasado su vuelo por una avería.

Cuando el superior regresó a la torre comprobó que el brigada se había ausentado. Intentó localizarle, sin éxito, por teléfono. El delito de desobediencia, explica el Supremo, se cometió al desatender el controlador las instrucciones "directas, precisas y absolutamente contundentes" del oficial de vuelos ordenándole que permaneciera en su puesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011