Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas almacena excedentes para salvar la crisis del porcino

El anuncio de la medida ya ha mejorado este mercado

Tras un largo periodo de pérdidas, el sector del porcino espera salir a corto plazo de una crisis que ya dura un año y que está suponiendo cierres y abandonos de explotaciones. Bruselas pone en marcha hoy la política de almacenamiento privado de carne en fresco de acuerdo con la reglamentación comunitaria aprobada con carácter de urgencia en la última semana.

Esta medida había sido solicitada por los principales países productores de la Unión Europea, entre los que España ocupa el segundo lugar, ante la situación ruinosa de las explotaciones por el incremento de los costes de las materias primas y la caída de los precios. La respuesta rápida de la Comisión respondería especialmente a los intereses de Alemania, donde la utilización de piensos contaminados había hundido al sector.

El anuncio de la medida ya ha tenido un efecto positivo sobre los mercados. En el sector del porcino, las materias primas para la alimentación suponen más del 60% de los costes de producción lo que provoca un incremento de los mismos en más del 30%. Por el contrario, los precios de la carne, lejos de subir, experimentaron una caída. En la actualidad, el coste de producción se sitúa en 1,20 euros kilo vivo frente a un precio medio efectivo en el mercado de 1,03 euros. Los ganaderos cifraban las pérdidas por animal en unos 12 euros. La medida aprobada por Bruselas contempla la posibilidad de almacenamiento de diferentes productos en fresco del cerdo con ayudas durante unos periodos que van de los tres a los cinco meses. Las ayudas aprobadas son un 27% superiores a las que se aplicaron en 2007. Bruselas no ha fijado un volumen máximo de compras y cerrará la operación cuando considere que los precios han subido lo suficiente.

Desde la sectorial española de productores de porcino, Anprogapor, se solicitaba el almacenamiento 200.000 toneladas durante un periodo de seis meses y la exportación posterior de las mismas con restituciones para no volver al mercado interior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011