Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bloqueo en el Poder Judicial para elegir tres magistrados del Supremo

El Consejo del Poder Judicial incluye en el orden del día del pleno que celebrará mañana la designación de tres vacantes en las Salas Civil, Penal y Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Pero ayer por la tarde, tras dos días de reuniones no exentas de nervios, quedó bloqueada la negociación que mantienen los vocales progresistas y conservadores. Uno de los motivos, la "tajante negativa" de los progresistas a apoyar para la Sala de lo Civil al hasta hace unas semanas portavoz de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Antonio García.

La APM y sus vocales afines en el Consejo, que son mayoría, han hecho casus belli a favor de García para esa plaza, pero tampoco hay unanimidad en sus filas en torno a él. Los progresistas, a su vez, quieren la vacante de la Sala de lo Penal, conscientes de que está atestada de jueces conservadores, para situar en ella al catedrático Gonzalo Quintero. "Si no quieren a García, nosotros no queremos a Quintero", señalan desde las filas conservadoras, partidarias del fiscal Antonio del Moral.

Para estos nombramientos los vocales de ambos grupos están obligados a pactar. El acuerdo tácito es que la derecha del Consejo cubra la Sala de lo Civil; la izquierda, la Penal, y que la vacante de la Sala Tercera recaiga en algún juez moderado. José María Gil Sáez, ex jefe de la inspección del Poder Judicial, suena con fuerza para ella. Pero ayer seguía todo en el aire y es posible que el jueves se pospongan los nombramientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 2011