Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood, paraíso de los vientres de alquiler

Las estrellas se apuntan a la moda de la maternidad sustitutiva

Ser estrella no garantiza obviamente la fertilidad. Ya lo dijo bien claro Emma Thompson: son muchas las parejas de cine que se suman "a las miles y miles" que no pueden tener hijos de manera natural. Y este año recién estrenado, las cosas no tienen pinta de cambiar. La temporada ha comenzado con una inusual ola de nacimientos mediante madres de alquiler.

Nicole Kidman y Keith Urban prefirieron eliminar la palabra madre para hablar de "la portadora de la gestación" al anunciar el nacimiento de su nueva hija, Faith Margaret. La pequeña nació el 28 de diciembre en Nashville, pero a los ojos del público llegó al mundo justo horas después de que Kidman, de 43 años, hiciera otra de sus entradas triunfales, guapa y sin ninguna curva fuera de lugar, en la última edición de los Globos de Oro. Quizá por esta frialdad en el anuncio, despojando a la madre natural no solo de cualquier derecho sino incluso del nombre, o porque para el resto de los australianos (país donde Kidman se crió) la adopción mediante una madre de alquiler quedará prohibida en marzo, la llegada del bebé al hogar de los Urban ha levantado polémica.

El mismo escándalo con el que llegó al mundo cuatro días antes el pequeño Zachary Jackson Levon, hijo de Elton John y su esposo, David Furnish. Ambos contribuyeron genéticamente al nacimiento de este bebé que fue gestionado gracias al Centro de Paternidad Sustitutiva, en California, y con una donante del óvulo diferente de la mujer que "alquiló" su vientre. Pero en este caso la polémica viene por la edad de ambos padres, el cantante tiene 63 años y su pareja, 48.

Moteles para bebés

Estos son solo los dos ejemplos más recientes de una moda demasiado afincada como para que la polémica haga mella. EE UU, y en especial California, es el principal destino para aquellos que buscan un vientre de alquiler gracias a una legislación que incluso permite que se publiciten estos servicios. El precio varía aunque la media es de 150.000 euros de los que un 20% está destinado a la madre contratada y el resto a facturas médicas y legales en una transacción donde la madre puede pasar a formar parte de la nueva familia o, como ocurre generalmente, cede todos sus derechos sobre el recién nacido.

Son tantas las estrellas que han concebido a sus hijos mediante el uso de servicios de paternidad sustitutiva que en California ya se habla, no sin ironía, de los vientres de alquiler como moteles para bebés. Nacimientos recientes en esta línea son los hijos de Neil Patrick Harris y su pareja, David Burtka, y Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick, que aumentaron su familia hace 18 meses con las pequeñas Marion y Tabitha, nacidas de Michelle Ross con el material genético de los actores. Y hay nuevos candidatos, como Jennifer Aniston o Ricky Martin, quien, tras los gemelos Matteo y Valentino, concebidos con su esperma en el útero de una madre de alquiler, ha dicho que quería aumentar su prole con una niña de la misma forma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de enero de 2011