Valencia pasa de los hoteles de lujo a los 'low cost'

Pocos días después de que el Sidi Saler, símbolo del turismo de alto nivel en Valencia, echara el cierre, ayer se supo que un nuevo hotel de la cadena británica Travelodge abrirá sus puertas en agosto cerca del aeropuerto de Manises. El cambio de paso en el sector turístico de la ciudad es, sin embargo, un hecho.

El Sidi Saler estaba situado frente al mar y tenía cinco estrellas, al igual que el Hilton, ubicado frente al Palau de Congresos, que dejó de funcionar en verano. El nuevo hotel pertenece, en cambio, a un grupo especializado en el alojamiento de bajo coste (ayer podían reservarse habitaciones en Travelodges de Madrid y Barcelona desde 29 euros). Una línea de negocio que ha crecido con fuerza al calor de las compañías aéreas low cost con un razonamiento simple: quienes pagan 100 euros por un billete de avión son poco proclives a pagar más por una noche de hotel, pero eso no significa que se conformen con un agujero. Piden, al menos, establecimientos pulcros, de diseño (aunque los muebles sean de Ikea) y con conexión a la Red.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS