Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simão ya tiene sustituto

El Atlético ficha por tres temporadas a Juanfran, extremo de Osasuna

La junta directiva del Atlético suavizó anoche el enfado que Quique Flores arrastra por las salidas en el mercado de Jurado y Simão. Después de un mes de negociaciones, los responsables de la parcela deportiva alcanzaron un acuerdo con Osasuna por Juanfran, que cambió de equipo justo el día que cumplía 26 años. Tras tres temporadas y media corriendo la banda del Reyno de Navarra, el extremo, formado en la cantera madridista, firmó con los rojiblancos hasta el 30 de junio de 2014. Patxi Izco, presidente de Osasuna, aceptó la operación a cambio de cinco millones de euros, uno de ellos por objetivos.

"Hemos hablado con cuatro clubes, cuatro jugadores y cuatro agentes desde que salió Simão. Al final, valorando todo un poco, hemos optado por Juanfran", reconoció el consejero delegado del Atlético, Miguel Ángel Gil Marín. "Estaban previstas tres salidas y ninguna incorporación, pero cuando Simo dijo que quería salir valoramos incorporar a un jugador. Al final han sido dos", añadió el dirigente, que no se plantea más refuerzos en el mercado de invierno tras las llegadas de Juanfran y Elías. El brasileño todavía no ha podido debutar por problemas con el tránsfer.

No es el caso de Juanfran, al que el cuerpo técnico valora utilizar el jueves, en la ida de los cuartos de final de la Copa frente en el Bernabéu. "Es un refuerzo de lujo, era nuestro objetivo número uno, por más que hayamos sondeado el mercado", asienten en el Consejo de Administración. El Atlético jugó al despiste con Osasuna para abaratar la cantidad que el club rojillo exigía. Para eso se puso en contacto con el Getafe, para valorar el fichaje de Manu del Moral, formado en el fútbol base colchonero y al que Míchel ha reconvertido en extremo. La opción, que se estudió el pasado verano, volvió a la mesa, pero los seis millones que pedía Ángel Torres, responsable del cuadro azulón, parecieron excesivos. Mientras, en el Getafe tenían la sensación de que el Atlético no estaba realmente interesado y que tan solo pretendía inquietar a los negociadores de Osasuna. Así pasó. El equipo navarro accedió a la salida de Juanfran por menos precio del que estipulaba su cláusula de rescisión, fijada en siete millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de enero de 2011