Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DANZA | La semana por delante

Cuerpos en un 'manga'

La palabra japonesa manga se traduce como "dibujos caprichosos o garabatos", aunque los japoneses la usan también como terminología de "imágenes insignificantes". De este presupuesto genérico parte la coreógrafa y bailarina venezolana Mey-Ling Bisogno para su espectáculo Manga o la extraña desaparición de Ultra, Chic y Freak, que se estrena en el teatro Pradillo (del 13 al 23). Un trío de bailarinas que se completa con Diana Bonilla Lafuente y Cristina Pérez Sosa. Todas forman parte de las compañías 3gallos (París) y Trans/Garden (Madrid).

La obra incide en el fetichismo con el cuerpo, la fijación con lo corporal que habita al manga llevada al terreno de la danza contemporánea. Con música de Martín Ghersa y vestuario de Milan Hau, la coreografía de Bisogno explora al cuerpo como campo de batalla entre lo simbólico e imaginario con lo real. Cita expresamente el hentai, un género de dibujos manga que puede significar tanta perversión como transformación y donde el cuerpo (en este caso de las bailarinas) aparece tanto como objeto de deseo como de lucha, verdadero territorio experimental con su propia estética colorista y su ritualidad erótica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011