Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SONDEO DE METROSCOPIA | Clima social de enero

Rubalcaba moviliza al PSOE

La fidelidad de voto socialista subiría 20 puntos si el vicepresidente fuera candidato - Pese a su recuperación en diciembre, el PSOE sigue a 14,5 puntos del PP

En el arranque de 2011, el reto del PSOE para intentar evitar la catástrofe es lograr movilizar a los suyos en el tiempo récord de poco más de un año. Y para eso necesita combinar tres factores: el tirón del candidato que encabece su lista; la desconfianza y el desinterés que siguen generando Mariano Rajoy, incluso entre los votantes del PP, y las posibilidades de mejora de la situación económica.

Según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, el PSOE arranca el año con una desventaja de 14,5 puntos, que todavía sigue siendo enorme, pero que, al menos, ha bajado desde los 18,8 de hace un mes . Los socialistas podrían haber tocado suelo en diciembre, aunque siguen en una situación muy desfavorable, con una previsión de voto del 28,6%, la más baja de la historia constitucional. Hay certeza sobre las ventajas para el PSOE de la resignación que provoca Rajoy, aunque esté en disposición de ganar ampliamente las elecciones generales. Pero a los socialistas les hunde el pesimismo ciudadano sobre una inminente recuperación económica y el desgaste que les provoca tener que asumir en solitario el coste político de las medidas de recorte que exige la crisis. En ese túnel, la única luz de esperanza que vislumbran los socialistas a lo lejos es que Alfredo Pérez Rubalcaba parece ser un arma que, al menos, puede agitar a su electorado .

La mayoría de los votantes socialistas cree que Zapatero no debe repetir

Para el PSOE el problema sigue siendo la falta de movilización de su disgustado electorado, frente al del PP que está dispuesto a votar a este partido, aunque no le guste su líder y aunque solo sea por poner fin a la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa. De hecho, el recorte de la insólita ventaja del PP se ha producido porque la fidelidad de sus votantes ha subido cuatro puntos y es del 46%, aunque siga lejos aún del 76% del electorado de los populares.

Zapatero sigue sin desvelar si se presentará como cabeza de lista en 2012 y el sondeo muestra que la imagen del presidente del Gobierno no mejora y casi es visto como un líder amortizado por los españoles. El "cueste lo que me cueste" que pronunció en el momento de anunciar los recortes se ve ahora como un vaticinio acertado. En el debate público, se ha abierto paso el nombre de Rubalcaba como único posible sucesor y, según la encuesta, tiene a su favor el poder actuar como antídoto de esa falta de movilización de la izquierda. El vicepresidente primero le daría al PSOE lo que necesita, porque con él la fidelidad de los votantes socialistas subiría 20 puntos, hasta situarse en el 68%.

Obviamente, no es posible determinar con el sondeo si Rubalcaba estaría en condiciones de ganar a Rajoy, pero sí es evidente que puede lograr mejores resultados que Zapatero, porque su candidatura llevaría a electores descontentos del PSOE a las urnas. Por eso, el número dos del Gobierno es el más solicitado por los candidatos autonómicos y municipales socialistas para que acuda a los actos de presentación y a la campaña electoral y sobre él ha caído el peso del intento de reacción ante la debacle general. Es el más valorado del Gobierno y es considerado por el 62% de los encuestados como el que más posibilidades tendría de ganar a Rajoy, frente a Carme Chacón y José Blanco. Incluso, el 60% de los votantes del PP le ve como el mejor candidato socialista. Su candidatura es únicamente una hipótesis y por eso solo es un dato indicativo que el 37% esté dispuesto a votar al PSOE si él es el cabeza de lista, superando el voto del PP. Falta también por aplicar la llamada cocina, es decir, los factores subjetivos de corrección de la intención directa de voto, con los que Rajoy seguiría por delante, aunque posiblemente no a 14 puntos.

Al tiempo, una amplia mayoría de españoles desaprueba la gestión de Zapatero y tres de cada cuatro consideran que no debería volver a presentarse. Su problema es que, además, esa proporción se mantiene también entre los votantes del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011