Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DIEGO LÓPEZ | Portero del Villarreal | FÚTBOL | 18ª jornada de Liga

"La ambición nos ha cambiado"

El día en que Fernando Hierro le anunció que no estaba convocado para el Mundial de Sudáfrica 2010, Diego López (Paradela, Lugo, 1981) sufrió un mazazo, pero también sintió una liberación. Fue como empezar de nuevo.

Pregunta. ¿Qué sucedió en el descanso ante el Valencia, en la Copa, para esa metamorfosis?

Respuesta. El entrenador no nos tiró los trastos a la cabeza. Nos corrigió lo que estábamos haciendo mal. El Valencia metía mucha gente por dentro y nos comía el centro del campo. Nos dijo que tuviésemos mucho más el balón y más movilidad. Encontramos el gol en el primer minuto y ellos recularon.

P. ¿Este Villarreal tiene mucho más carácter?

R. Sí. Es el que nos transmite el mister [Juan Carlos Garrido], que ha cambiado la mentalidad de todos. El año pasado estábamos enfadados y todo era victimismo. A partir de que él llega, llegamos a la pretemporada con otro estilo y otra mentalidad. Antes, el equipo se venía abajo; ahora se crece y lucha hasta el final.

"He mejorado muchísimo el juego con los pies. Nunca lo había trabajado tanto"

"Al Madrid no le importa no tener el balón. Se aprovecha de tus errores"

P. El estilo es parecido al de Pellegrini, pero más agresivo.

R. Sí, hay jugadores que han ido madurando -Cazorla, Cani o Rossi-, y ven las cosas de otra forma. Estamos muy concienciados de que podemos conseguir algo este año: estamos muy bien en las tres competiciones.

P. En los entrenamientos hay mucha intensidad técnica. ¿Son distintos a los de Pellegrini?

R. Con Manuel, el embalaje era el mismo. Pero hay muchos detalles que cambian, como la intensidad o que el equipo ahora juega más junto y en fases de los partidos se repliega. Sabemos muy bien a lo que jugamos y trabajamos toda la semana para jugar como lo hacemos. Y eso nos da un estilo.

P. ¿Cómo le afecta?

R. He mejorado muchísimo en el juego con los pies. Nunca lo había trabajado como ahora. estoy muy seguro y el equipo confía en mí en esa faceta, que es fundamental para nuestro juego. El equipo trabaja los gestos técnicos y tácticos. Y lo llevamos mecanizado al partido.

P. ¿En qué consiste el cambio de mentalidad?

R. En la ambición. Casi nadie creía que podíamos empezar como lo hemos hecho; nosotros sí. No nos sentimos inferiores a nadie. Por jugadores, por equipo, por juego y por ganas, competimos con cualquiera.

P. ¿Tampoco al Barça y al Madrid?

R. Ellos están por encima. Nosotros hemos sido el único equipo que le ha jugado al Barça de tú a tú. Han tenido que exprimirse para ganarnos.

P. Respecto al Barça, ¿cómo hay que jugarle al Madrid?

R. El Barça te coge la posesión del balón y tienes que replegarte y tener el balón lo máximo posible. Al Madrid le pasa lo contrario. No le importa no tener el balón, juega bien sin él y espera a una pérdida, un robo o un espacio a tu espalda para, en un balón largo y con individualidades, matarte. Dos estilos muy distintos. El Madrid se aprovecha de los errores.

P. ¿Cómo se contrarresta?

R. Manteniendo nuestro estilo, pero teniendo en cuenta que habrá que vigilar a los jugadores de arriba que dejan descolgados. No podemos tener pérdidas en la salida de balón como le sucedió al Getafe en el partido ante el Madrid.

P. ¿Un portero puede prepararse para los disparos de Ronaldo?

R. Aparte de fuerza, el balón hace muchos extraños. Cristiano es una bestia, muy competitivo: se muestra, te encara. Habrá que evitar el uno contra uno.

P. ¿Cómo encajó 57 goles la temporada pasada?

R. No fue mi mejor temporada. Pero tampoco me voy a cargar a mis espaldas esos 57 goles. No estuvimos bien en general. Este año somos el segundo menos goleado y es debido al trabajo del equipo.

P. ¿Influyó en su rendimiento la incertidumbre sobre si iba o no al Mundial?

R. No estábamos acostumbrados a vivir esas sensaciones de vernos últimos en la séptima jornada. Nos pesó demasiado y perdíamos los nervios. Y el Mundial estaba ahí. Intentaba cada día demostrar más de lo que realmente podía hacer.

P. ¿Obsesionado?

R. Los medios también estaban haciendo mucha fuerza para que otro entrase y ves que tu equipo tampoco estaba bien. Todo se ponía en contra y cada día era un palo más. Aunque no quiero quitar méritos a Víctor Valdés porque hizo una temporada muy buena.

P. ¿Cómo cambió el chip después del mazazo?

R. Empecé a pensar que esto me tenía que ayudar a crecerme, a demostrar que estoy capacitado para estar ahí y que había sido una injusticia desde mi punto de vista. Va a ser prácticamente imposible volver a la selección. Debo hacer méritos no por si llega una nueva oportunidad, sino para que la gente no crea que fui un portero de dos temporadas, sino que me queda mucho por pelear y decir.

P. ¿Cómo vivió el Mundial?

R. Aunque pensé que podía haberlo disfrutado en primera persona, me alegré por los compañeros, por el país y por el fútbol español. Había aportado mi granito de arena.

P. ¿Cuál es el momento del portero en España?

R. Incomparable. Se trabaja muy bien en todos los equipos, algo que no sucedía. La mayoría tienen porteros nacionales. Y los jóvenes como De Gea o Guaita están teniendo oportunidades con 20 o 22 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011