Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá critica al juez para defender al concejal Bellver

La alcaldesa duda de la imparcialidad del magistrado

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, puso en duda la imparcialidad del magistrado Josep Lluís Albiñana, del juzgado de Instrucción número uno de Valencia, por su pretérita vinculación con los socialistas, que le llevó a ser el primer presidente preautonómico, para defender a Jorge Bellver, concejal de Urbanismo procesado por prevaricación al autorizar obras que afectan a un BIC sin la autorización de Patrimonio. Según dice Barberá, el auto que detalla los indicios del supuesto ilícito penal "desnaturaliza la carrera de los técnicos de la Administración" y "parece más una sentencia condenatoria por anticipado".

La alcaldesa no estuvo sola en el apoyo a Bellver y las críticas al procesamiento del concejal. Ella le expresó "más que nunca" su "apoyo y respaldo así como su "total confianza y cariño". "Como estoy convencida que el resto miembros de mi equipo de Gobierno". Le acompañó el concejal de Transportes, Alfonso Novo. Según él, la petición de dimisión de Bellver formulada por el grupo municipal socialista -así lo hizo Francisco Carsí- "es propia de un político y de un partido mediocre, que ante su incapacidad para presentarse de manera creíble y rigurosa ante los valencianos, optan por radicalizarse y tratar de manipular a la opinión pública". Y dijo más: "No podemos olvidar que lo que se está valorando es un acto administrativo ejecutado con la garantía jurídica de los técnicos municipales. Si finalmente ha derivado en un recurso judicial, es debido única y exclusivamente a un interés político torticero y mendaz".

Ayer Bellver sintió el calor de los suyos, dos días después de que se hiciera público el contenido del auto en el que se le procesa por prevaricación.

El juez Albiñana considera, como el fiscal, que la licencia para la realización de las obras de construcción que afectan a los Jardines de Monforte, especialmente protegidos, se concedió sin cumplir con el trámite preceptivo de solicitar un informe a Patrimonio que exige la ley. Y entiende que las excusas de Bellver y el resto de imputados, entre los que está el secretario del ayuntamiento, García Rabasa, no son admisibles.

"Burda maniobra"

De hecho, el juez las considera "insólitas" y expresa su convencimiento de que "ha existido un concierto de voluntades", "una burda maniobra de burlar las normas". Para el magistrado, los imputados buscaron un "tosco y rudimentario subterfugio" y de ello "se infiere el dolo específico exigido".

Barberá no explicó por qué el expediente no tuvo el informe de Patrimonio al que obliga la ley, dijo que los jardines no habían sufrido daños, cuestión que no es objeto del procedimiento. Y agregó que Bellver es víctima de "intento de persecución desmedido". Según la alcaldesa, el auto del juez "desnaturaliza la carrera de los técnicos de la administración" porque "se anula la garantía de la legalidad que ofrecen los técnicos con su trabajo". El juez llamó a declarar a 26 técnicos. De ellos, cuatro están imputados junto a Bellver, aquellos que participaron directamente en la tramitación y que el juez entiende que sabían de la obligación de contar con el informe de Patrimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de enero de 2011