Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La niebla provoca retrasos de cuatro horas en El Prat

La niebla que afectó ayer al litoral catalán causó abundantes retrasos en el aeropuerto de El Prat. A las dos de la tarde se acumularon más de un centenar de vuelos con demora, que en algunos casos llegó a superar las cuatro horas y que afectó tanto a las operaciones de salida como a las de llegada.

El gestor aeroportuario AENA se vio obligado a activar a primera hora de la mañana el procedimiento por baja visibilidad en el aeródromo: se incrementó la distancia de seguridad entre los aviones y se espaciaron las operaciones para evitar colisiones. Estas medidas provocaron numerosos desajustes en la programación que afectaron a centenares de pasajeros.

La niebla asentada durante toda la mañana en el cielo catalán impidió que aviones de otros orígenes pudieran despegar a su hora hacia el aeropuerto de El Prat.

Muchos pasajeros se enteraron de que su vuelo iba a salir con retraso hacia su destino cuando ya estaban dentro del avión. Entre ellos el equipo de hockey juvenil gallego Compañía de María de A Coruña, que debía jugar un partido ayer por la tarde en Vic.

"Nos sacaron del avión cuando ya estábamos montados y nos hicieron volver a la terminal para hacer tiempo hasta que pudo salir el vuelo", explicaba uno de los familiares que acompañaban a los chicos.

Dos vuelos desviados

Algunos aviones se encontraron con el problema de la niebla cuando ya llegaban a Barcelona y tuvieron que sobrevolar el aeródromo hasta que hubiera más visibilidad.

"Llego con tres horas de retraso. El avión ha dado vueltas durante al menos unos 30 minutos porque no podía aterrizar hasta que hubiera mejor visibilidad", explicó Imanol Serrano, que llegó a Barcelona procedente de Palma de Mallorca.

Al menos dos vuelos tuvieron que ser desviados a los aeropuertos de Palma de Mallorca y Girona.

La niebla densa también dificultó la circulación en Lleida y Barcelona. En la zona de Lleida, la visibilidad no superaba los 50 metros desde primera hora en la autovía A-2 en el tramo de 40 kilómetros entre Bell-lloc d'Urgell (Pla d'Urgell) y Soses (Segrià), y en la autopista AP-2, en unos 50 kilómetros entre Lleida y Fraga.

También en la costa barcelonesa, en las comarcas del Garraf y el Penedès, la visibilidad fue de unos 50 metros por niebla densa en las autopistas AP-7 y C-32, la autovía C-31 y la carretera C-15.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de enero de 2011