Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El falso fax que libera de la cárcel

La policía busca al compinche del reo que huyó de Estremera con una falsificación

El fax escupe un papel. Es un documento con membrete oficial procedente de la Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid. Faltan pocos minutos para las dos de la tarde del pasado jueves día 30, justo antes de cerrar la oficina judicial de Arganda durante cuatro días por el puente de fin de año. El documento ordena la puesta en libertad de José Carlos Serna, de 57 años, encarcelado en Estremera por secuestrar a dos empresarios en 2008. Todo parece correcto y dos agentes de la oficina judicial de Arganda, responsable de la situación del reo, acuden a la cárcel para liberarlo. El preso queda libre poco después de comer. Pero el fax era falso.

Serna se ha fugado por segunda vez de la cárcel con el mismo método en menos de tres meses. El pasado 15 de octubre utilizó la misma treta para escapar de la penitenciaría de Valdemoro. Alguien falsificó otro exhorto judicial y lo envió por fax desde la Audiencia Provincial de Madrid. Aunque, Serna fue detenido tres días después por la Guardia Civil, según informa ABC. La policía investiga, ahora, quién puede ser el compinche que envió el falso documento por fax. Ha ordenado intervenir todas las comunicaciones del reo. Repasa las visitas que ha tenido en la prisión y rastrea cualquier contacto de Serna con el exterior durante las últimas semanas. La policía también ha abierto una investigación interna en la Audiencia Provincial para buscar un supuesto topo.

El revuelo ha salpicado a las autoridades judiciales. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) también ha ordenado una investigación para determinar cómo se ha podido falsificar un documento y enviarlo por fax desde la Sección 23 de la Audiencia.

El modus operandi no es nuevo. Es el mismo procedimiento utilizado por Astrit Bushi, el supuesto secuestrador del empresario de espectáculos José Luis Moreno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de enero de 2011