Un hostelero llama a la rebelión contra la ley antitabaco

Otro restaurante se declara insumiso a la norma en Castellón

Las protestas de los sectores hosteleros más beligerantes contra la ley antitabaco están tomando cuerpo. La insumisión inicial de un local andaluz ha dejado de ser un hecho puntual. Ya hay un segundo establecimiento que ha hecho pública su objeción a la norma y ha nacido un movimiento que planea incluso la posibilidad de crear una plataforma nacional de hosteleros en contra de la norma.

La iniciativa ha partido del propietario del Asador Guadalmina de Marbella (Málaga), José Eugenio Arias, el primero en negarse a acatar la prohibición de fumar en su establecimiento. Ayer mismo comenzó ayer a recoger firmas contra la ley para trasladarlas al Defensor del Pueblo y anunció su intención de crear una plataforma de empresarios contra este texto "absurdo y anticonstitucional" y de llegar "al Tribunal Constitucional o donde sea" para tumbar la norma. "Ya somos varios los que en distintos puntos de España estamos actuando así y cada día vamos a ser más", señaló.

Más información
El humo de los bares multiplica por 9 lo aconsejado por la OMS

Uno de ellos es Fernando Tejedor, copropietario del restaurante Spirit, en Castellón, que ha tomado la "firme decisión" de dejar fumar en su local. También piensa pedir firmas y está tratando de movilizar a la profesión, en su caso a través de un blog, que tiene previsto diseñar para invitarles a que sigan su ejemplo.

Inspectores de la Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana acudieron ayer a este establecimiento y tras comprobar que se fumaba en el interior y que los ceniceros estaban llenos de colillas abrieron un expediente por posible infracción grave de la ley. Tejedor se expone a una sanción de entre 601 y 10.000 euros.

Para que no haya dudas, distintos carteles colgados en las paredes y en la puerta reciben a los clientes del restaurante Spirit con mensajes como: "En este establecimiento se permite fumar" o "Acceso permitido a fumadores. Los no fumadores bajo su responsabilidad". Los dueños del local incluso han reproducido el manifiesto expuesto en el Asador Guadalmina en el que se tachaba a la nueva norma contra el tabaco como una "cortina de humo creada" por "el Gobierno para tapar siete años de destrucción masiva de España". "Haciendo uso de lo que nosotros entendemos son nuestros derechos, dicha ley no será aplicada en nuestro establecimiento", reza el texto.

Fernando Tejedor justificó ayer la medida como una forma de combatir un previsible descenso de ingresos. Ayer indicó que los días 2 y el 3 de enero "la caja bajó entre un 75% y un 80%". "Mi socio y yo decidimos que no quedaba otra alternativa. Hoy [por ayer] hemos tenido lleno el bar durante toda la mañana".

La Federación Española de Hosteleria se mantuvo ayer al margen de cualquier incitación a la rebelión contra la ley. "Una cosa es que no estemos de acuerdo con la norma, pero una vez aprobada por el Congreso de forma democrática, las leyes están para cumplirlas", apuntó ayer José María Rubio, presidente de esta entidad. La Asociación de Hostelería del País Vasco insistió en su rechazo a la ley y exigió su paralización por ser "un atropello a los intereses" del sector. A cambio, se comprometió a que sus asociados instalen aparatos de purificación de aire en los locales.

Imagen invertida (para permitir la lectura del texto) de la puerta de acceso al restaurante Spirit.
Imagen invertida (para permitir la lectura del texto) de la puerta de acceso al restaurante Spirit.ÁNGEL SÁNCHEZ
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS